El Príncipe destaca que la palabra de Bonald "se toca, se huele, se saborea" y se abre a significaciones más ricas

 

El Príncipe destaca que la palabra de Bonald "se toca, se huele, se saborea" y se abre a significaciones más ricas

Actualizado 23/04/2013 15:50:02 CET

Ensalza al poeta jerezano como "referente" para Andalucía por su "inestimable aportación" al panorama cultural andaluz

ALCALÁ DE HENARES (MADRID)/SEVILLA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Príncipe de Asturias ha destacado que la palabra de los textos de José Manuel Caballero Bonald, Premio Cervantes 2012, "se toca, se huele, se saborea, pero sobre todo vemos cómo se abre a significaciones cada vez más ricas" y, además, "está articulada por un referente de conciencia ética".

Durante el acto de entrega del Premio Cervantes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, el Príncipe ha señalado que su obra es "referente de exigencia estética", ya que "su literatura se caracteriza sobre todo por la riqueza y la precisión de su lenguaje, que huye de lo banal para buscar lo insólito y romper con las rutinas expresivas logrando una lengua renovadora e inédita".

Para el Príncipe, Caballero Bonald es "esencialmente poeta" y ha escrito "con idéntica pasión por la palabra, novelas, ensayos, adaptaciones teatrales, libros de viajes y memorias, todos construidos con un lenguaje deslumbrante, repleto de geniales intuiciones formales que descubren y ensanchan nuevos caminos".

A su juicio, Caballero Bonald un "referente del rigor literario", a lo que ha contribuido la poderosa impronta que su obra ha recibido de los clásicos: "de la intensidad lírica de San Juan de la Cruz, del barroquismo de Luis de Góngora o de crítica social de Francisco de Quevedo".

Y por supuesto Cervantes, cuya obra anticipa de manera extraordinaria las cuestiones que luego habrán de ocupar a tantos autores: la insondable fuerza de la imaginación sobre el relato realista, la estrecha relación entre la poesía y el mundo, y la batalla dialéctica entre la tradición y la modernidad, ha agregado.

Del mismo modo, ha destacado la contribución del autor jerezano a la "alianza cultural" entre España y los países hispánicos, y ha asegurado que su figura pasará a la posteridad por toda una vida de entrega absoluta a la literatura y a la libertad.

También ha reseñado que el escritor "es un navegante solitario, resistente a las modas y a las actitudes gregarias, frente a las cuales ha mantenido un constante desafío de infractor". "La inquietud, a veces interpretada como disconformidad, ha sido un elemento clave en su trayectoria vital y literaria. Solo una palabra libre puede sacudir letargos y remover conciencias", ha aseverado.

Por eso, Caballero Bonald reclama lectores decididos a salir de sí mismos y a compartir la aventura de buscar con esa palabra nuevos espacios de vida individual y social, ha apuntado el Príncipe.

Según ha dicho, "hay en Caballero Bonald un lúcido que no da lecciones", "un capitán varado a voluntad propia, al que la inmortalidad le parece 'insufrible y engorrosa', y al que este premio le va a estropear algo sus planes". "Porque no lo dejará 'triste a solas, dar viento al viento y olas a las olas', como su venerado Góngora requería. Lo impulsará, en cambio, a surcar nuevos mares en busca de 'una tierra que, por más justa, será también más habitable y hermosa'", ha concluido.

Asimismo, el Príncipe ha subrayado que Caballero Bonald "es un referente" para Andalucía "por su inestimable aportación al panorama cultural e intelectual de su tierra". De su etapa de juventud gaditana, prosigue, "datan los estudios de Náutica y el interés por el mar, que le ha acompañado a lo largo de su vida y de su poesía como refleja el poema 'Celebración': se ven las luces portuarias/ que tañen cada noche al alumbrado de la vida./ Allí habitan las gentes/a cuya estirpe pertenezco"

Igualmente, ha afirmado que leyendo a autores andaluces como Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca o Luis Cernuda, "afloró en él la ilusión que habría de convertirse en su oficio, dotándole de una armadura formal y conceptual que nunca le abandonaría". Andaluces fueron también, continúa, "los primeros poetas con los que entabló relación personal y profesional: los gaditanos de la revista Platero, entre ellos Fernando Quiñones, gran amigo desde entonces, y Pilar Paz Pasamar; y el grupo cordobés de la revista Cántico, con Pablo García Baena, Vicente Núñez o Ricardo Molina".

El acto de entrega del Premio, de una hora de duración, ha terminado con el himno universitario 'Gaudeamus Igitur'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies