El CITA trabaja para recuperar la judía de Muniesa

Judías blancas de Muniesa (Teruel)
GOBIERNO DE ARAGÓN
Publicado 29/03/2018 17:58:37CET

ZARAGOZA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) trabaja en la recuperación de la judía de Muniesa (Teruel), dentro del proyecto HuertaTE I+D Platea FITE 2017 "Valorización de cultivares hortícolas tradicionales de Teruel", cofinanciado por la UE y el Gobierno de Aragón, dirigido a potenciar y recuperar productos hortícolas de la provincia turolense.

La investigadora principal del CITA, Cristina Mallor, ha explicado la judía de Muniesa es una leguminosa de secano tradicional de la Comarca de las Cuencas Mineras y de reconocida calidad en la zona. Con el proyecto se pretende evidenciar las características diferenciadoras de esta variedad y su potencial.

Para ello, se están realizando ensayos con agricultores colaboradores: Félix Yus, Víctor Yus y Jesús Blasco. Se realizan en la zona tradicional de cultivo para caracterizarla según parámetros agronómicos, morfológicos y nutricionales.

Además, se establecerán estrategias para la recuperación del cultivo y comercialización de esta judía, a través del análisis de su rentabilidad financiera y el estudio de estrategias para su comercialización y marketing. Estos trabajos implicarán a un equipo multidisciplinar del CITA, formado por investigadores de la Unidad de Hortofruticultura, Ana María Sánchez y Cristina Mallor, y de la Unidad de Economía Agraria y de los Recursos Naturales, Luis Pérez y Pérez y Azucena Gracia.

El proyecto ya celebró una primera jornada con investigadores del proyecto HuertaTe, colaboradores expertos en el análisis sensorial de productos alimentarios de otras entidades y con colaboradores locales del proyecto en Muniesa. Se realizó una cata de esta judía blanca dirigida por Amparo Llamazares, del Centro de Transferencia Agroalimentaria del Gobierno de Aragón, y los resultados obtenidos mostraron unanimidad al destacar de esta judía su elevada calidad organoléptica.

En concreto, se calificó muy positivamente la piel, que apenas se aprecia en la masticación por encontrarse totalmente integrada en el grano y la textura del grano, que destaca por su mantecosidad y una consistencia blanda. La degustación de la judía de Muniesa terminó con una cata cocinada por Teresa Lou conocedora de la receta tradicional, utilizando una elaboración sencilla, pero con un resultado brillante. Los ingredientes incluyen laurel, sal, cebolla, ajo, aceite de oliva virgen extra y azafrán, este último también producido en la localidad, lo que confiere a las judías, un sabor característico muy original.

Las experiencias que se llevarán a cabo con la judía de Muniesa pretenden sentar las bases de su recuperación como un producto rentable para el agricultor y de reconocida calidad para el consumidor.