Manuel López supo "mantener una universidad para todos" en tiempos de crisis

Actualizado 19/03/2018 17:53:07 CET

Los que le conocen le definen como un "hombre bueno", "universitario cabal", persona "leal" y con convicciones

ZARAGOZA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El rector de la Universidad de Zaragoza (UZ), José Antonio Mayoral, ha resaltado de su predecesor, Manuel López, fallecido este domingo, a los 72 años, tras una enfermedad, que supo "mantener una universidad para todos, en tiempos de crisis". La comunidad universitaria y la sociedad aragonesa han despedido este lunes a quien han definido como un "hombre bueno" y "universitario cabal".

La comisión permanente del Consejo de Gobierno de la UZ, reunida de urgencia, ha decretado este lunes y martes, 19 y 20 de marzo, días de luto oficial en memoria de quien ha dirigido esta institución durante ocho años, entre 2008 y 2016, por lo que las banderas ondean a media asta.

La capilla ardiente ha sido instalada en el Edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, por donde han pasado cientos de personas de la comunidad universitaria, de la sociedad aragonesa, amigos y representantes institucionales, políticos y militares, quienes han expresado su pésame a la viuda de Manuel López y a sus hijos y también han firmado en el libro de condolencias.

El presidente del Gobierno autonómico, Javier Lambán, el delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde, junto con el subdelegado en Zaragoza, Ángel Val, la presidenta del Parlamento regional, Violeta Barba, y el presidente de la CRUE, Roberto Fernández, son algunos de los representantes institucionales que han acudido.

Asimismo, han asistido el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez, y el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente. El funeral se celebra este lunes, a las 19.00 horas, en la Parroquia Santa Rafaela María.

CIENTÍFICO DE PRIMER NIVEL

El rector José Antonio Mayoral ha asegurado que Manuel López ha sido un científico "de primer nivel", reconocido internacionalmente en la investigación sobre el ADN mitocondrial, "a pesar de haber dedicado mucho tiempo a la gestión universitaria", algo "difícil de compaginar".

Así, fue director general de Enseñanza Superior del Gobierno de Aragón, director de Departamento en la UZ, vicerrector y rector durante ocho años, además de presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

Mayoral ha resaltado sus "claras convicciones", para estimar que su mayor aportación "ha sido en tiempos de crisis mantener una universidad para todos, una universidad donde la igualdad de oportunidades estuviera por encima de lo demás".

En este sentido, el actual rector ha recordado cómo aumentó la dotación para becas a los estudiantes "con fondos propios" de la UZ, cuando el Ministerio de Educación las redujo y "luchó por un reconocimiento internacional" de la institución "a todos los niveles" en su idea de "no poner puertas a la transmisión del conocimiento".

Mayoral ha añadido que también trabajó la transmisión de la investigación a la empresa, con la convicción de que el conocimiento debe ser el motor de la sociedad del futuro y predicó un pacto por la ciencia.

Desde el punto de vista personal, el rector ha manifestado que ha perdido a "un amigo, una gran persona, un ejemplo", quien "me apoyó, aconsejó" y "te hacía enfrentarte pacíficamente a tus propias contradicciones" y "ver los problema desde otro ángulo". Igualmente, ha resaltado que posee "una familia extraordinaria", que "han renunciado a muchas cosas para que los demás tuviéramos a Manolo".

AFÁN DE SUPERACIÓN

La consejera de Innovación, Investigación y Universidad, Pilar Alegría, ha expresado el "sentimiento generalizado" de que de Manuel López "solo se pueden tener buenas palabras", una persona de la que ha subrayado "su afán de superación y el reconocimiento de los méritos académicos".

También se ha referido al acuerdo logrado entre el Gobierno de Aragón y López como rector, que permitió "restablecer el diálogo" entra ambas instituciones, "un buen broche para cerrar su etapa" al frente de la UZ.

Por su parte, el miembro del Consejo de Estudiantes de la UZ y del Consejo de Gobierno, Juan Manuel Ortega, ha manifestado que López "siempre tuvo la puerta abierta a los estudiantes, siempre ha luchado por una universidad pública y ha creído en ella, a pesar de los años de crisis, que han sido muy duros".

También ha acudido a la capilla ardiente su predecesor, Felipe Pétriz, quien le ha calificado como "un hombre bueno, un universitario cabal, hombre coherente, leal", una referencia, "no solo en lo académico, también en lo personal".

De él ha destacado que cuando fue rector y presidente de la CRUE comprendió que "no había solución económica para todo" y por eso había que "priorizar y administrar esa escasez", algo que hizo "sin conflictos, siempre apaciguando, con sosiego, con diálogo, con consenso, que era tal y como él vivía", algo que "en épocas de bonanza es más fácil, pero cuando hay dificultades este ejercicio requiere un esfuerzo adicional que él supo hacer y muy bien".

Por su parte, el catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Veterinaria de Universidad de Zaragoza, Julio Montoya, quien trabajaba con López, ha remarcado su tarea como "profesor magnífico", así como sus aportaciones a la investigación, "sobre todo a la asociación de variantes del ADN mitocondrial con enfermedades".

Además, "llevó muy bien" su tarea como rector al frente de la UZ en tiempos de crisis económica, "con actuaciones encaminadas a la investigación y al desarrollo" y "también era muy querido en la CRUE".

HUMANIDAD

El actual concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza, Javier Trívez, quien fue vicerrector de Economía con López durante siete años, ha comentado que además de ser "un universitario extraordinario y un investigador fuera de serie", "como persona todavía era mejor", con "una humanidad que nos llegaba a todos y que nos hace estar muy triste, pero también contentos por haberle conocido".

Ha recordado que fue rector durante unos años "en los que en ningún teníamos más dinero que el anterior", algo que "no ha ocurrido nunca en la historia de la universidad", y a pesar de esto, "se mantuvieron los estándares de calidad de docencia y de investigación y la UZ siguió siendo de las punteras de España, lo que tiene un doble valor por las especiales circunstancias en las que se dio".

Además, Trívez ha considerado que López fue "un extraordinario dialogador y una persona con la que se podía negociar casi cualquier cosa y, desde luego, todos sus esfuerzos estaban puestos en la universidad pública de Zaragoza".

Esta última cualidad también ha sido mencionada por el actual presidente del PP en Zaragoza, Javier Campoy, quien ha acudido a la capilla ardiente junto con la portavoz del PP en las Cortes de Aragón, Mar Vaquero.

Campoy ha explicado que lo trató durante su etapa de consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, cuando "tuvimos muchas conversaciones, muchos diálogos" y le ha definido como "una persona a que le caracterizada la prudencia, la sensatez y el diálogo". "Era un hombre extraordinario" y un "rector perfecto para la Universidad de Zaragoza y solo tengo palabras de cariño para él".

El secretario general de Podemos Aragón, Nacho Escartín, ha comentado que López defendió la universidad y al conocimiento "al servicio de la sociedad" en "un momento difícil, de involución y recortes", "es lo que ha dejado", además de ser "una buena persona", que "tenía humor, alegría e ironía para llevar el cargo en momentos difíciles y que hacía las cosas con mucha lealtad", ha sostenido, para comentar que es amigo de uno de sus hijos.

A la capilla ardiente también han acudido el presidente del Partido Aragonés, Arturo Aliaga, y la portavoz de Ciudadanos en las Cortes de Aragón, Susana Gaspar.