Gobierno de Aragón solicita la colaboración ciudadana para prevenir incendios forestales

Incendio en las Cinco Villas en 2015.
DGA
Actualizado 30/07/2016 13:16:54 CET

   ZARAGOZA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón ha solicitado la colaboración ciudadana para prevenir incendios forestales. Ha realizado este llamamiento ante el alto riesgo que registrará la región este fin de semana.

   La Consejería ha advertido de que en las próximas horas la Comunidad estará inmersa en el segundo periodo de altísimo riesgo de incendios forestales de este periodo estival, el primero fue del 19 al 21 de julio. Por esta razón, ha solicitado la máxima colaboración ciudadana para prevenir posibles siniestros y ha recordado cuáles son las prácticas más seguras en las actividades de mayor riesgo.

   El Gobierno ha recordado que está prohibido hacer fuego en el monte y sus inmediaciones en verano, dado que la gran mayoría de los incendios forestales son provocados por negligencias. No hay que encender hogueras ni cocinar sino llevar la comida preparada.

   Es peligroso fumar en el monte o en sus alrededores. No se deben arrojar colillas o cerillas, ni siquiera a la carretera por la ventanilla del coche, porque el viento puede transportarlas y activarlas. Lo mejor es no fumar, pero en caso de hacerlo, usar un recipiente para las cenizas, apagar bien la colilla y recogerla.

   Debe evitarse el uso de vehículos en el monte y, en caso de hacerlo, no circular fuera de los caminos autorizados. El aparcamiento debe realizarse en lugares habilitados o, al menos, en zonas despejadas de pastos o matorral. El tubo de escape y algunas partes calientes del vehículo, en contacto con vegetación seca, podrían generar un incendio.

   Hay que actuar con especial precaución en zonas de alto riesgo. El Gobierno recomienda que en las viviendas que se encuentren en estos entornos no se planten setos de especies que ardan con facilidad, no se construyan barbacoas en sus límites y no se utilicen, si las hay, en los días de viento y de mayor riesgo. Los residuos de las mismas han de depositarse en los contenedores o vertederos habilitados. Si se vive en una casa cercana al monte, debe mantenerse limpio el tejado y alrededores de hojas, ramas secas, vegetación arbustiva y herbácea y basuras.

   Es importante, además, informarse sobre las rutas de evacuación, el tiempo necesario para recorrerlas, las condiciones en las que se encuentran en cada momento y los medios disponibles para acceder a ellas.

   No se deben abandonar residuos que puedan provocar un incendio, tales como botellas u objetos de cristal, ya que pueden actuar como una lupa y prender la vegetación o el combustible de alrededor. Hay que guardar los desperdicios en una bolsa de basura y tirarlos en un contenedor o llevarlos a casa.

COSECHA

   En las labores de cosecha y empacado es necesario haber revisado la maquinaria y llevar herramientas de extinción (extintor, mochila de agua, batefuegos). Además, realizar una pasada perimetral y cosechar contra el viento.

   En días de riesgo extremo debe evitarse realizar estas prácticas en las horas de mayor riesgo (entre las 13 y las 20 horas) y contar con medidas especiales como un vigilante en la zona para detectar cualquier ignición, dotado de comunicación con el conductor de la máquina, los operadores de tractor o grada y con otro personal que pueda colaborar en la extinción de un conato. También con comunicación con el servicio de emergencias 112 para poder dar un pronto aviso.

   Por otra parte, en el caso de trabajos de mantenimiento de infraestructuras, tales como líneas eléctricas, vías férreas o carreteras, se deberán solicitar los permisos oportunos en caso necesario y adoptar las medidas preventivas conducentes a reducir el riesgo de incendio.

   En días de riesgo extremo, así como en las horas de mayor riesgo, se recomienda no utilizar maquinaria que pueda generar chispas o deflagraciones, como radiales o soldadoras.

REACCIONAR ANTE UN INCENDIO

   El Departamento de Desarrollo Rural ha insistido en la importancia de saber reaccionar ante un incendio. Si se ve uno o una columna de humo, el tiempo es vital, por lo que lo primero que debe hacerse es telefonear al 112 de emergencias y dar el mayor número de datos posibles.

   Por otro lado, deben seguirse siempre las indicaciones de los expertos o personal autorizado. También colaborar, si es necesario, en las labores de extinción con los colectivos profesionales de vigilancia y prevención.

   El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, con la colaboración de la Agencia Estatal de Meteorología, establece de forma diaria las prealertas de incendios forestales.