Asturias emite 22,8 toneladas de CO2 por habitante, aunque ha reducido las emisiones

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Asturias emite 22,8 toneladas de CO2 por habitante, aunque ha reducido las emisiones

Impacto cambio climático en Asturias
OBSERVATORIO DE SOSTENIBILIDAD
Publicado 22/10/2016 13:29:57CET

OVIEDO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un estudio sobre el cambio climático en España durante 2015, elaborado por el Observatorio de Sostenibilidad (OS), constata que Asturias emitía 22,8 toneladas de dióxido de carbono por habitante en 2014, el mayor valor por comunidades autónomas. Con motivo de la celebración del Día Internacional Contra el Cambio Climático, que será el lunes 24 de octubre, el Observatorio ha presentado un breve informe sobre Cambio Climático en Asturias, describiendo las emisiones de Asturias.

El objetivo de este informe es "alertar a la sociedad de la importancia del cambio climático" en Asturias y de la necesidad de tomar "acciones urgentes" ante una problemática que está causando que los océanos se calienten 0,25 grados por década y que la población de árboles y peces se vean alteradas.

Asturias, explica el informe, ha presentado "el mejor comportamiento" de toda España respecto a la emisión de CO2, logrando pasar de un factor 100 en 1990 a un factor 86 en 2014. Sin embargo, el Principado representa casi el 8 por ciento del total de las emisiones, con el quinto puesto sobre el total.

Por hectáreas, Asturias es la tercera en cuanto a emisiones, con 2,27 miles de toneladas por hectárea, al ser una comunidad de pequeña extensión y "muchas emisiones". Respecto al producto interior bruto es la primera --casi 1.100 toneladas por cada millón de euros--, lo cual implica las mayores emisiones por unidad de producción de todo el Estado.

Estas emisiones influyen directamente en el ecosistema asturiano y estatal. Así, desde los años 60 se ha comprobado un incremento medio de la temperatura atmosférica de 0,21 grados centígrados por década. En el mar la temperatura de las aguas ha subido entre 0,25 y 0,35 grados por década en el mismo periodo y la precipitación anual en todas las estaciones ha sido también decreciente desde 1975.

Esta subida de las temperaturas ha favorecido el mayor crecimiento del roble melojo frente al roble pedunculado, ha influido en el descenso del área del Hayedo, y ha provocado cambios en la distribución de los peces explotados en las aguas del Cantábrico y del golfo de Vizcaya.

Se ha comprobado asimismo el ascenso de la cota de los cantaderos del urogallo en toda su área de distribución y un descenso de los ejemplares. Además, la reducida extensión del salmón atlántico "se ha visto todavía más mermada" por el ascenso de al temperatura de las aguas de los ríos. Así, de los 43 ríos en los que se encontraba tradicionalmente el salmón ya sólo remonta 20 de la costa cantábrica y gallega, por causas como la sobrepesca, la construcción de presas y otros obstáculos en los ríos, o la reducción de caudales.

En España se considera en peligro de extinción y el cambio climático podría suponer "el golpe de gracia" para los salmones atlánticos. El aumento de la temperatura del agua, tanto en el mar como en los ríos, puede tener una "severa influencia" sobre su supervivencia, por ejemplo al reducir el oxígeno necesario durante la eclosión de los huevos.

A nivel estatal, asegura uno de los autores del estudio, Fernando Prieto, España "no ha hecho los deberes" en cuanto a reducción de emisiones, al haber pasado de un factor 100 a un factor 115 mientras Europa en el mismo periodo pasaba de 100 a 77.

Así, considera que España "debe apostar para el futuro por una economía baja en carbono, basada en las renovables, además de empezar a adaptar todos sus sectores productivos al cambio climático". "Las ciudades, la agricultura y las costas son especialmente vulnerables y deben de realizarse actuaciones de adaptación sin más dilación" sostiene Prieto.

Otro de los autores, Raúl Estévez, ha explicado que los efectos sobre la biodiversidad del cambio climático se extienden por todo el territorio y afectan todos los espacios protegidos. "Esos efectos afectarán a todos los sectores económicos y al bienestar de todos", ha advertido.

Por ello, consideran que son necesarias actuaciones de adaptación para los efectos que ya se están detectando, como las elevadas temperaturas de este verano. "Se está acabando el tiempo para poder actuar con garantías de éxito", advierten.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies