Hostelería de Asturias rechaza la prohibición del consumo de tabaco al temer pérdidas económicas y destrucción de empleo

Actualizado 18/01/2010 13:47:14 CET

Pide que se mantenga la vigente Ley Antitabaco y destaca que el tabaquismo es un problema social que no puede hacerse empresarial.

OVIEDO, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Hostelería de Asturias, José Luis Álvarez Almeida, rechazó hoy en Oviedo la modificación de la actual Ley Antitabaco ya que entiende que la imposición de la prohibición total de fumar en los establecimientos hosteleros puede conllevar importantes pérdidas económicas, de un 15 por ciento, e incluso la destrucción de empleo en el sector.

De hecho, estimó una caída de las ventas del 7 por ciento en restaurantes, entre el 10 y el 15 por ciento en bares, y de más del 15 por ciento en establecimientos de ocio nocturno. Además, apuntó las molestias de ruido en la calle que originaría no poder fumar dentro de los locales de copas. "Las empresas de ocio y turismo estamos en crisis y la prohibición del consumo de tabaco es otra complicación más", dijo.

Álvarez Almeida comentó, en rueda de prensa, que los representantes del sector hostelero español también manifestarán hoy su rechazo de forma conjunta al proyecto ante la "incertidumbre" que han generado las declaraciones de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

Asimismo, aprovechó para pedir concreción en fechas y contenido de la reforma, por parte del Ministerio, y un "posicionamiento claro" de las consejerías de Salud y Servicios Sanitarios, y de Cultura y Turismo del Principado.

El presidente de Hostelería de Asturias quiso aclarar que el sector está a favor de la protección de la salud, pero remarcó que el tabaquismo es un problema social que no puede hacerse empresarial, y por tanto debe abordarse desde la concienciación y no desde la prohibición. Al mismo tiempo, señaló que esta medida es "una cortina de humo" de la crisis y la subida prevista en el IVA.

Por ello, pidió que se mantenga la vigente Ley Antitabaco como mal menor, y remarcó que los hosteleros "se adaptaron y cumplen" con la legislación vigente. Asimismo, apuntó que la directiva europea es "una recomendación, no una ley, y por tanto su cumplimiento no es obligatorio, sino una decisión de los países". Álvarez Almeida añadió que Irlanda es el único estado de la UE con prohibición total de fumar en hostelería y han cerrado el 24% de los negocios.

SITUACIÓN EN ASTURIAS

El presidente de Hostelería de Asturias indicó que en Asturias el 95% de los locales --unos 9.200 establecimientos-- son inferiores a 100 metros, y por tanto los hosteleros deciden si son de fumadores o no. Por ello, advirtió que los "más afectados" serán los pequeños hosteleros.

José Luis Álvarez Almeida señaló que unos 500 locales, de más de 100 metros, realizaron reformas en sus instalaciones para adaptarse a la ley. Así, considera que "no sería lógico" que después se les aplique la prohibición, aunque afirmó que el sector quiere que se regule a todos los locales para evitar competencia interna. Además, incidió en que algunos de los bares de menos de 100 metros que se declararon 'libres de humo', tiempo después permitieron fumar por la demanda de la clientela.

Álvarez Almeida pidió una mayor conciencia de la propia sociedad, y reclamó que de entrar en vigor la prohibición total, la responsabilidad de fumar en un local sea de la ciudadanía no de los establecimientos. "Fumar es una cuestión cultural sobre la que hay que concienciar desde la educación, no con la prohibición", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies