El Museo Barjola de Gijón acoge desde este jueves la exposición fotográfica 'El Desorden Establecido' de Ángel Marcos

Imagen exposición Angel Marcos
EUROPA PRESS
Publicado 05/06/2017 17:24:11CET

OVIEDO, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Capilla de la Trinidad del Museo Barjola acoge desde este jueves, 8 de junio, la exposición 'El Desorden Establecido' del artista vallisoletano Ángel Marcos (Medina del Campo, 1955).

Se trata de una instalación compuesta por un centenar fotografías que vuelven a denunciar el simulacro y ponen en evidencia que el mundo actual se ha reducido a lo financiable como ya hizo Marcos con su muestra 'La subversión íntima'. En esta ocasión pone otra vez en entredicho esos aspectos políticos, artísticos y sociales generando un doble punto de vista sobre la arquitectura del lugar elegido y armonizando las divisiones simbólicas y reales del espacio expositivo.

Se trata de un laberinto empírico, delicado y sutil juego de imágenes suspendidas y conjugadas con reflexiones visuales extraídas de barrios como Las Tudas o La Mota, de Medina del Campo, el pueblo natal y residencia del artista, que mantiene allí su estudio tras dos
décadas de éxitos internacionales, según han explicado en una desde la Consejería de Cultura del principado de Asturias.

La ausencia de tácticas consumistas, en el silencio y en el vacío del llamado mensaje de la imagen comercial, sugiere una nueva arquitectura germinativa para este espacio barroco gijonés. El proyecto muestra las piezas en dos niveles, una vez más, conjugando lo real y lo virtual, lo terrenal y lo espiritual, con criterios
instalativos adecuados a este singular espacio.

A través de instalaciones, luces y fotografías, Ángel Marcos realiza una investigación concisa sobre algunas realidades urbanas, civiles y sociales de nuestro tiempo. Se trata de imágenes de objetos domésticos, cotidianos, plasmados con "una calidad técnica envidiable".

La construcción que ocupa el centro de la Capilla de la Trinidad, realizada a partir de materiales mixtos (madera, hilo, fluorescentes) y otros elementos complementarios (una silla, un calendario, una jaula) componen esta relectura de lugares familiares y conmovedores. Ángel Marcos registra los detalles sencillos de los interiores de las viviendas: alfombras, cómodas, camas, estampitas, macetas, enriquecidas con videos y archivos sonoros que mezclan los cantos de los pájaros y las alabanzas flamencas.

Este artista de trayectoria internacional ha convertido el género del paisaje urbano en una constante de su obra fijándose en los campos de Castilla, pasando por grandes urbes internacionales (Nueva York, La Habana, Pekín, Madrid, Barcelona) y plasmando las huellas de la alienación contemporáneas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies