"Las órdenes de detención internacional no deben cursarse por sospechas", dice Llarena

Pablo Llarena
WEB DE RTPA
Publicado 22/02/2018 20:56:57CET

OVIEDO, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El magistrado de la sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Pablo Llarena Conde, que ha ordenado la detención en España de la exdiputada de la CUP Anna Gabriel tras su incomparecencia en el juzgado, ha explicado este jueves en Oviedo las razones de que no haya pedido una orden de detención internacional para Gabriel, que se encuentra en Suiza.

"Las órdenes de detención internacional no deben cursarse por sospechas, sino que tienen que cursarse el día que ya se sabe que los hechos tienen indicios racionales de haberse perpetrado y que ademas integran un delito grave en España y un delito grave en el país al que se le pide la colaboración", ha dicho en unas declaraciones emitidas por Televisión del Principado de Asturias (TPA) y recogidas por Europa Press.

En el caso de que sea necesaria pedir esa extradición, Llarena confía en el "rigor técnico" del sistema suizo. "Si verdadaramente se produjera la petición de colaboración al Estado suizo, el análisis por parte de las autoridades que les corresponda se hará con el rigor técnico que exigirá tanto la petición española como los propios justiciables que se opusieran a esa decisión", ha explicado.

Por otro lado, Llarena ha negado que sean presos políticos el líder de ERC, Oriol Junqueras, el expresidente de la Assemblea y diputado de JxCat, Jordi Sánchez, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart o el exconseller Joaquim Forn. "No es el caso", ha comentado.

"Se trata de comportamientos recogidos en el Código Penal y que, con independencia de cuál haya podido ser la motivación que les haya llevado a cometerlos, tienen que ser investigados", ha argumentado.