El PSOE apuesta por el carbón como "reserva estratégica" y pide al PP que cumpla los compromisos con las cuencas

El portavoz de la Gestora del PSOE, Mario Jiménez, en clausura de foro económico
PSOE
Publicado 25/02/2017 20:05:34CET

Se reivindica como "la izquierda posible" que tiene un proyecto "libre e independiente"

OVIEDO/MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El primer debate de la ponencia económica que llevará a su 39 Congreso federal al PSOE ha concluido con una apuesta por el carbón nacional como una "reserva estratégica" que debe tener su hueco térmico. Al explicar este punto, el coordinador de la ponencia económica, José Carlos Díez, ha exigido al Gobierno del PP que "cumpla sus compromisos con las cuencas mineras". El economista ha denunciado que el PP ya ha incumplido los planes de los socialistas y ahora "está incumpliendo su propio plan".

El documento, que se ocupa de la transición energética y apuesta por "aumentar la inversión en renovables", defiende también la necesidad de "eliminar el impuesto al sol, regular y favorecer el autoconsumo con criterios de eficiencia energética, especialmente en las ciudades con problemas de contaminación.

El PSOE se ha reivindicado como "la izquierda posible" que se presenta a los españoles con "un proyecto autónomo, libre e independiente" que aspira al liderazgo y que sabe responder a los problemas de los ciudadanos con propuestas "claras y creíbles", como las que ha perfilado este sábado en el primer debate de la ponencia económicas que llevará a su 39 Congreso federal.

Así lo ha explicado en la clausura del foro 'España 2020: una economía social y ambientalmente sostenible' el portavoz y responsable de Organización de la Comisión Gestora que está al frente del PSOE, Mario Jiménez, quien ha defendido que, a pesar del "momento duro" que está atravesando, el PSOE "sigue siendo una gran referencia" para "una parte muy importante de la sociedad".

"Iniciamos un camino, no somos una asociación, somos un partido político", ha subrayado Jiménez, que ha añadido que esta senda "no se construye contra nadie" ni tiene "más enemigos que la desigualdad, la injusticia social y la falta de libertad".

Jiménez ha subrayado que el PSOE no ha necesitado "referencias de otras fuerzas políticas", sino que lo que ha logrado lo ha sabido "construir siempre" porque ha contado con "la inteligencia, la humildad y las aportaciones de cientos de miles de españoles".

Y ha defendido que lo va a seguir haciendo con su camino propio, "contra los dogmatismos de la derecha y de los que han aparecido ahora dando soluciones fáciles para problemas complejísimos, demostrando que no saben ni lo que se tienen entre manos".

Después de una jornada de debates, en abierto y a puerta cerrada, el PSOE ha aprobado un documento de diez folios en el que sintetiza las líneas generales de su propuesta económica, que parte de ese principio de que los socialistas son "la izquierda posible que tiene la vocación de volver a recuperar la ilusión de una mayoría de la sociedad española que quiere volver a gobernar".

EL PSOE QUIERE SER "UN INSTRUMENTO ÚTIL"

El PSOE, señalan, quiere ser un "instrumento útil" para los españoles y por ello, considera que ahora debe reactualizar su proyecto para que pueda responder a las transformaciones del siglo XXI y continuar en "la búsqueda de una sociedad más justa, una democracia más fuerte y un país más moderno".

Y lo hará defendiendo que la socialdemocracia "cree en una economía mixta: acepta la economía de mercado, pero con mecanismos de intervención pública con el objeto de conseguir la mejora del bienestar y la participación de trabajadores libres e iguales".

Con estas premisas, los responsables de la ponencia económica han presentado este sábado 17 objetivos sobre los que seguirá trabajando hasta que el Comité Federal apruebe el documento definitivo que someterá a los militantes y llevará al 39 Congreso federal.

En materia laboral, la meta del PSOE "a corto plazo" es "recuperar el nivel de salarios de 2011 que permita aumentar la recaudación del impuesto sobre la renta y las cotizaciones sociales 10.000 millones de euros, permitiendo a su vez tapar el agujero que la reforma ha provocado en el sistema público de pensiones".

LOS MALES DE LA REFORMA LABORAL DEL PP

El documento no incluye la derogación de la reforma laboral del PP, pero sí denuncia que ha provocado una caída de dos puntos del peso de los salarios en el PIB, es decir, 20.000 millones menos en la renta de las familias españolas".

A nivel europeo, los socialistas defienden que la prioridad debe ser "bajar la tasa de paro, especialmente la juvenil" y recalca que el Banco Central Europeo "debe incluir el pleno empleo como objetivo junto al de la estabilidad de precios".

Por lo que se refiere a la fiscalidad, el documento se limita a defender "la redistribución de la carga tributaria" y, sin más concreciones, "reducir el excesivo peso de la recaudación sobre los salarios y establecer una adecuada armonización fiscal en los tributos cedidos para evitar que una carga tributaria asimétrica pueda condicionar el lugar de residencia de personas o empresas".

Además, y en el marco de su objetivo de avanzar hacia una España federal, defienden que "los ayuntamientos deberían tener una participación directa en la recaudación del IRPF, garantizando la suficiencia de recursos financieros en los municipios de población más reducida o de menor renta a través de mecanismos de redistribución financiera".

Entre sus objetivos también está el convertir el Instituto de Crédito Oficial (ICO) en una "agencia financiera pública de innovación" que potencie a las pymes innovadoras. En este punto, añade que "la banca pública rescatada debe priorizar la financiación de la actividad empresarial, especialmente de pymes y autónomos, innovadores y emprendedores".

Los socialistas también mantienen el objetivo de poner en marcha un ingreso mínimo vital, "manteniendo la cobertura de otras prestaciones cuando éstas se hayan agotado, sin que ello impida la búsqueda de empleo en condiciones dignas de quienes estén en condiciones de incorporarse al mercado de trabajo".

Y defienden que "habrá que seguir subiendo el salario mínimo, aprovechar la política monetaria expansiva y la creación de empleo". "Si los jóvenes tienen salarios dignos, podremos pagar pensiones dignas", añaden. Sobre las pensiones, insisten en que el IPC debe "volver a ser la referencia para proteger la capacidad adquisitiva de las pensiones, especialmente las más bajas".

En materia de cultura, defienden que el IVA debe ser "de nuevo reducido", que hay que "favorecer el mecenazgo y las donaciones culturales" y "potenciar nuevas formas de financiación". El coordinador ha explicado que el PSOE quiere "volver a tener cerca al mundo de la cultura", que ha sido "maltratado por el PP".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies