El alegato feminista de María de Zayas triunfa en su estreno en Almagro

María de Zayas
FESTIVAL DE ALMAGRO/M.CIEZA
Publicado 07/07/2018 11:01:51CET

ALMAGRO, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alegato feminista de la escritora María de Zayas, en versión de Nando López, ha triunfado este viernes durante su estreno en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro consiguiendo que el Corral de Comedias le brindara a los actores y a su directora, Ainhoa Amestoy, una larga ovación con el público puesto en pie.

"Puede que este tiempo no sea ni el tuyo ni el mío". Con esta frase tan visionaria escrita hace más de cuatro siglos y recopilada ahora por López, se podría resumir el espectáculo que Amestoy ha traído este año al certamen dramático almagreño y con el que ha conseguido no sólo colgar el cartel de "no hay entradas" sino también conquistar a un público que durante la obra ríe, se emociona e incluso se enfada.

Términos que hace cuatro siglos eran impensables como el mansplainig, la sororidad o el patriarcado y que aparecen ya en la novela de esta escritora sin duda avanzada a su tiempo y que se reflejan en fragmentos como "hay varios ignorantes, que como si las mujeres les quitaran el entendimiento por tenerle, se consumen de los aciertos ajenos".

En una propuesta divertida, emotiva y emocionante, ágil y con unas reflexionas muy profundas, Ainhoa Amestoy utiliza este texto para tocar temas tan profundos como la homosexualidad, la libertad y el honor como arma arrojadiza contra la mujer, la infidelidad femenina, la venganza de la mujer o el menosprecio a cualquier cosa de carácter intelectual hecha con mujeres.

Se trata de un trabajo muy coral, en el que ninguno de los actores brilla por encima de otro porque todos lo hacen desde el momento en el que pisan el escenario y son capaces de mantener una "increíble" altura en todos los diálogos, sea el más intelectual de Nise (Silvia de Pé); Octavio, un 'Don Juan' que parece que solo piensa en una cosa pero que demuestra su calidad humana (Manuel Moya); Beatriz, la mujer que esconde un terrible secreto y que destapa la caja de las verdades en una noche de encierro involuntario (Lidia Navarro); y Manuel, el hombre que no es capaz de revelar sus sentimientos pero sí su nobleza (Ernesto Arias).

Y todo ello subrayado por un acertado espacio sonoro reconstruido por David Velasco que no sólo acentúa la acción, sino que es capaz de trasladar al espectador en el tiempo y el espacio, además de lograr que transite por los diferentes estados emocionales de los personajes.

La obra, en la que también aparece la batalla de sexos o los malos tratos, deja para el espectador reflexiones como que "la única verdad es que no busco dueño sino compañero" o que "el verdadero amor en el alma está, que no en el cuerpo"; y que "amar el cuerpo con el cuerpo, no puede decir que es amor, sino apetito", cuestiones que se podrá plantear el espectador en el Corral de Comedias hasta el domingo, tras lo que viajará por todo el país incluyendo el Teatro de la Comedia de Madrid en abril del próximo año.