La ciencia, fundamental para evitar los incendios forestales en un futuro, según el Centro de Investigaciones del Fuego

Foto
EUROPA PRESS
Actualizado 13/11/2012 21:28:55 CET

CUENCA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Tener en cuenta los avances de la ciencia a la hora de gestionar el terreno es fundamental para evitar los incendios forestales de cara al futuro, según ha asegurado el director del Centro de Investigaciones del Fuego (CIFU) de la Universidad de Castilla-La Mancha, José Manuel Moreno.

El centro coordina el proyecto 'Incendios forestales bajo condiciones de cambio climático, social y económico de Europa, el Mediterráneo y otras zonas afectadas por los fuegos' (FUME) que se celebra en Cuenca esta semana.

"La ciencia establece que los episodios extremos, como las olas de calor que ahora se ven una vez cada veinte años, pasarán a producirse una vez cada cinco años a mediados de siglo, y una vez cada dos años a finales de siglo".

En este sentido, Moreno pone como ejemplo los graves incendios que azotaron el levante este pasado verano, "un grave episodio que ya se produjo en 1994 y que quemó una superficie mayor, ya que ahora tenemos mayor capacidad para hacer frente a los incendios".

Según este proyecto el cambio climático, socioeconómico y paisajístico de los territorios son cuestiones fundamentales que afectan a los incendios forestales, y que hay que analizar para prevenirlos.

Los estudios que se han llevado a cabo dentro de este proyecto demuestran que los terrenos que hasta ahora no eran propensos a los incendios pueden serlo en un futuro. "Gestionar el terreno en base a la ciencia es fundamental. Afortunadamente tenemos la ciencia y no podemos ignorarla", ha señalado Moreno.

El FUPE es un proyecto multidisciplinar financiado por la Unión Europea en el que participan 70 personas pertenecientes a 33 grupos de investigación de 17 países de todo el mundo. Se encuentra en su tercer y penúltimo año de vida, momento en el que toca analizar todos los resultados obtenidos durante estos años de estudio.

El próximo año realizarán un curso para gestores de diferentes países de la cuenca mediterránea para explicarles todas las herramientas que han desarrollado dentro de este proyecto con el objetivo de que sean aplicadas y ayuden a evitar los errores que favorecen un incremento en el número de incendios.