CCOO pide que no se "criminalice" al conductor vallisoletano que estampó su camión contra una garita de Iveco

Publicado 23/06/2017 11:18:54CET

VALLADOLID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Comisiones Obreras de Castilla y León, a través del Sector de Carretera de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, ha pedido que no se "criminalice" al conductor vallisoletano que estampó su camión contra una garita de la entrada a la planta de Iveco en Coslada, en Madrid y ha defendido que este trabajador no es un "peligro público", según ha indicado la organización a través de un comunicado remitido a Europa Press.

El sindicato también ha recordado que el chófer estuvo de baja por estrés y depresión durante la semana pasada debido a la situación laboral que padece y el médico de cabecera le dio el alta a la espera de ser atendido por un especialista en psiquiatría, asunto que está en seguimiento por parte de los técnicos del Gabinete de Salud Laboral de CCOO de Castilla y León en Valladolid, con el fin de asesorar y ayudar a la resolución de este problema.

Por todo ello, desde el Sector de Carretera de CCOO se ha hecho un llamamiento a los empresarios, a las Administraciones Públicas y a todos los participantes en el sector del transporte, a poner las medidas necesarias para que, hechos como este, no vuelvan a producirse, y más en los momentos actuales, en los que determinadas actuaciones con vehículos y atropellos causan alarma en la sociedad, como posibles actos terroristas.

Asimismo, CCOO de Castilla y León ha recordado el tiempo que lleva denunciando las condiciones laborales de los profesionales del sector, y en concreto, de esta empresa que hace portes entre las dos factorías que la multinacional italiana tiene en España, en las ciudades de Valladolid y Madrid.

La organización sindical ha resumido la situación de este profesional, así como la de muchos de sus compañeros, en un exceso de fatiga como consecuencia de las largas jornadas laborales que tienen que realizar, tanto de horas de conducción efectiva, de presencia, como de esperas necesarias para las cargas y descargas.

Esto deriva, según las mismas fuentes, en incumplimientos de los tiempos de descanso, tanto entre jornadas como semanales, que se agudizan aún más cuando estos tienen que realizarse fuera de su residencia y en condiciones "desfavorables" desde el punto de vista de la Salud Laboral.

CCOO también ha reprochado la presión "ingente" a la que están sometidos los trabajadores por "miedo" a ser sancionados o despedidos por los propios empresarios, que hace surgir situaciones de estrés no detectados a primera vista, y que necesitan el correspondiente tratamiento médico y psiquiátrico.

Las inspecciones que tienen que llevarse a cabo para evitar estos abusos son "escasas", cuando no "nulas", por la falta de efectivos para realizarlas, lo que deriva en los consiguientes abusos por parte de los empresarios en la aplicación de las normas laborales correspondientes, sin importarles la posible sanción a la que se exponen por parte de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies