La hostelería de Valladolid irá a la huelga Jueves y Viernes Santo si la patronal no cede

Rueda de prensa sindical sobre la hostelería de Valladolid 22-03-2018
EUROPA PRESS
Actualizado 22/03/2018 14:41:02 CET

   UGT y CCOO piden un incremento de algo más de un 2,5% al año para los próximos cuatro y renuncia por ahora al control horario

   VALLADOLID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

   UGT y CCOO convocarán una huelga en el sector de la hostelería de Valladolid los días 29 y 30 de marzo, Jueves y Viernes Santo, si la patronal no cede en sus pretensiones después de que se hayan roto las negociaciones del convenio colectivo ante lo que los sindicatos consideran una "intransigencia" de las asociaciones de empresarios.

   Así lo han explicado representantes de ambos sindicatos, que han concretado que la última reunión con la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (APEH) y la Asociación Hoteles de Valladolid duró este miércoles "15 segundos" porque la patronal sólo respondió que la propuesta de los sindicatos no se podía asumir.

   El responsable de Acción Sindical, Seguridad, Salud Laboral y Responsabilidad Social Empresarial de CCOO-Servicios, Luis Sáez, ha explicado que este viernes están citados en el Servicio de Relaciones Laborales (Serla) y si no hay acuerdo "se acabó", se convocará una asamblea el lunes con los trabajadores --10.600 en la provincia-- y se convocará huelga para los citados días.

   Sáez, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha explicado que planteaban como objetivo primordial el control horario, algo "fundamental" en el sector, en el que hay trabajadores que están "como esclavos" a disposición del empresario y en el que además hay muchísimo fraude que así podría reducirse. Sin embargo, como a las patronales les salen "llagas" cada vez que se toca este tema han decidido renunciar a esta cuestión hasta que se pronuncie el Tribunal Europeo.

   Otra de las reivindicaciones es la unificación de las tablas salariales, objetivo logrado en otras provincias porque además es un "anacronismo" que no tiene sentido y que hace que haya diferencias sustanciales de sueldo entre quien trabaja en un hotel de cinco estrellas y el que lo hace en una "tasca".

   Así, perseguían una subida de una media de un 2,7 por ciento aproximadamente, ya que para las subidas irían de un 2 por ciento en el grupo 1 (un 1 por ciento más un complemento de otro tanto), un 2,8 por ciento en el grupo 2 y un 3,5 por ciento en el 3, todo ello para cada uno de los años de vigencia del convenio (cuatro).