El Museo Patio Herreriano continúa el viernes sus 'Lecturas necesarias' con la obra de Julio Cortázar

Publicado 20/02/2018 15:41:43CET

VALLADOLID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Salón de Actos del Museo Patio Herreriano de Valladolid presenta el viernes, 23 de febrero, a las 19.00 horas, una nueva sesión del ciclo de 'Lecturas necesarias. Textos dramáticos leídos', centrado en este caso en la obra de Julio Cortázar.

La segunda de las lecturas que coordina Eduardo Fernandez Gijón abordará la obra 'Historias de Cronopios y de Famas', uno de los libros legendarios de Julio Cortázar.

El escritor argentino toma aquí partido por la imaginación creadora y el humor corrosivo de los surrealistas. Esta colección de cuentos y viñetas entrañables es una introducción privilegiada al mundo inagotable de uno de los más grandes escritores del siglo XX y un antídoto seguro contra la solemnidad y el aburrimiento.

Julio Cortázar publica, en el año 1962, esta recopilación de sesenta y cuatro relatos cortos repletos de sarcasmo e ironía que esconden entre sus líneas reflexiones filosóficas a través de un lenguaje sencillo y claro.

La obra se encuentra dividida en cuatro partes: la primera de ellas, 'Manual de Instrucciones', es una ridiculización de situaciones cotidianas y repetitivas que nos obliga a reflexionar sobre actos que consideramos habituales y a los que normalmente, no prestamos atención.

La segunda parte, 'Ocupaciones raras', narra historias de una familia que desde el primer texto, Simulacros, se define de la siguiente manera: "Somos una familia rara. En este país donde las cosas se hacen por obligación o por fanfarronería, nos gustan las ocupaciones libres, las tareas porque sí, los simulacros que no sirven para nada. Tenemos un defecto: nos falta originalidad".

La tercera sección, llamada 'Material plástico', reúne breves relatos relacionados con el mundo laboral y las actividades sencillas pero placenteras, como la cómica "ocupación" de cortarle una pata a una araña para hacérsela llegar al Ministro de Relaciones Exteriores logrando que renuncie, o lo mágico de un espejo situado en la Isla de Pascua, que según se ponga del lado oeste o este de la misma, atrasa o adelanta la imagen de quien en él se mira.

La última parte, propiamente 'Historias de Cronopios y de Famas', es sin lugar a dudas una parodia del clasismo. Aquí, Cortázar nos presenta a tres tipos de personajes: los Cronopios, los Famas y los Esperanzas.

Los Cronopios (que habían aparecido anteriormente, en un artículo publicado en la revista Buenos Aires Literaria, en 1952, acerca de un concierto de Luis Amstrong) son unos seres verdes y húmedos, que viven al margen de las cosas entre el arte y lo asocial. Son ingenuos, idealistas, desordenados, muy sensibles y poco convencionales. Viven con pasión, disfrutan cada cosa que hacen sin vergüenza, aunque a veces padecen de envidia. Sufren el mundo y aman al mundo.

Los Famas, son seres burgueses, rígidos, organizados, sentenciosos, exitosos. Son los "formales" que se preocupan por el orden y que ocupan altos cargos políticos y/o empresariales.

Entre estos dos extremos, se sitúan los Esperanzas, con menos recurrencia entre sus textos, que son simples, aburridos, ignorantes, rutinarios y normalmente actúan sometidos a alguna de las otras dos "especies".

Los Famas, disfrutan de mostrarse felices ante los Cronopios ostentando su alegría, mientras