La Peña de Francia, el faro silencioso de Salamanca

Vista de la Peña de Francia desde el municipio cercano de Nava de Francia
EUROPA PRESS
Publicado 08/12/2016 11:59:50CET

SALAMANCA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Peña de Francia no es el punto más alto de la provincia de Salamanca (1.723 metros), hay otros más elevados como El Canchal de la Ceja en la Sierra de Béjar (2.428 metros), pero quizá sí sea su cumbre más característica y una de las cimas más visitadas por ser punto de culto religioso y punto de encuentro de muchos aficionados a la naturaleza.

Su identidad propia es fruto de una silueta muy característica, a la que se suma 'el repetidor de la Peña de Francia', que se puede distinguir en días claros desde gran parte de la provincia, y el santuario dominico de la Virgen Morena.

Este lugar, de culto y de difícil acceso en invierno por las nieves que suelen hacerle infranqueable por carretera, se encuentra en el término municipal de El Cabaco.

En su camino hacia la cumbre, el visitante puede disfrutar de una masa forestal marcada por robles y pinos, y numerosa fauna, entre ella cabras montesas que viven libremente entre sus riscos.

Ya en lo alto, la Peña de Francia ofrece miradores de incomparable valor, pues permiten disfrutar de vistas a los cuatro costados de la provincia, desde la inmensidad de la sierra hasta el Campo Charro, incluso invita a adentrarse en la densidad de Extremadura.

Junto a estos miradores, a los que acceden no pocos turistas cada día, se encuentra el santuario con la virgen patrona de la provincia. Según la información que aporta la Diputación de Salamanca en su página web turística, un estudiante francés encontró la imagen mariana en una gruta en 1434 y así surgió este reclamado espacio de recogimiento y culto religioso.

Hasta este lugar se puede acceder en coche pero no son pocos los que lo hacen - principalmente los fines de semana- en bicicleta o andando por los numerosos senderos que ramifican y conectan la zona, entre ellos está la ruta desde La Alberca o desde 'El Casarito' -6,5 kilómetros y sin dificultad excesiva-.

"Visitar, pues, la Peña de Francia supone una iniciación que raramente se da al contacto con otros lugares o paisajes emblemáticos. Visita que sorprende siempre extraordinariamente al viajero que llega a ella por vez primera. Es un lugar rodeado de secretos", señala el Premio Nacional de Literatura y reciente Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana Antonio Colinas en una publicación de la Diputación de Salamanca.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies