El Pleno de Valladolid rechaza suspender el acuerdo que anuló la Carta de Conformidad sin el apoyo del PP

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El Pleno de Valladolid rechaza suspender el acuerdo que anuló la Carta de Conformidad sin el apoyo del PP

Martínez Bermejo interviene en el Pleno Extraordinario
EUROPA PRESS
Publicado 24/10/2016 10:52:55CET

El concejal de Urbanismo califica el recurso de los bancos de "desfachatez" y "enorme cinismo"

VALLADOLID, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de Valladolid ha acordado este lunes, con los votos a favor de los grupos Socialista, Toma la Palabra, Sí Se Puede y Ciudadanos, y la abstención del PP y el concejal no adscrito, Jesús Presencio, rechazar la solicitud de suspensión del acuerdo por el cual se anuló la Carta de Conformidad firmada en 2011 por el exalcalde Francisco Javier León de la Riva la cual sirvió como garantía para el crédito suscrito por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

El acuerdo se ha tomado en una breve sesión extraordinaria del Pleno celebrada a primera hora de la mañana de este lunes, en la que se planteaba sólo esa solicitud de suspensión, derivada del recurso presentado por las entidades bancarias que concedieron el préstamo, el cual será objeto de otro Pleno extraordinario que se celebrará próximamente.

Pese a ello, el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, ha entrado en el fondo del asunto y ha justificado el rechazo a la suspensión, al reprochar la "falta de dignidad, desfachatez, enorme cinismo y grandísimo descaro" que a su juicio supone el recurso presentado por las seis entidades.

Saravia critica que el documento "sin ofrecer justificación alguna" asegura que "la anulación obedece a temas subjetivos", y que acusa al equipo de Gobierno de "revisionismo político" y de anular la Carta de Conformidad para "romper" con los planteamientos que tuvo el anterior equipo de Gobierno.

Por todo ello ha apostillado que "no hay derecho" a que las seis entidades recurrentes --Bankia, BBVA, Banco Ceiss, Santander, CaixaBank y el Instituto de Crédito Oficial-- entren en el juego político, al tiempo que se ha preguntado "¿quién se creen?" para "tratar con ese desparpajo" a un ayuntamiento e ignorar el dictamen del Consejo Consultivo que avala la anulación de la Carta de Conformidad.

"LA ABSTENCIÓN NO ES SUFICIENTE"

En definitiva, ha recalcado que para defender la posición del Ayuntamiento "la abstención no es suficiente", pues considera que se debe "rechazar radicalmente" la solicitud de suspensión.

Tanto el presidente del Grupo Municipal Popular, Antonio Martínez Bermejo, como el concejal socialista Antonio Gato han matizado que el fondo de la cuestión, el recurso, no era objeto de este Pleno, si bien el edil del equipo de Gobierno sí que se ha mostrado en contra de admitir la suspensión.

Así lo respalda, ha apuntado, el informe de la asesoría jurídica, que explica que un recurso administrativo "no suspende per sé" el acto, al tiempo que ha advertido de los "graves perjuicios" que produciría al Ayuntamiento la suspensión.

Mientras tanto, Martínez Bermejo, que ha manifestado su "respeto" por la posición mantenida por el concejal de Urbanismo, ha añadido que debería haberse traído al Pleno conjuntamente la solicitud de suspensión y el estudio del propio recurso de los bancos, si bien ha reconocido que entiende que se ha convocado esta sesión extraordinaria con rapidez para evitar que se agote el plazo y se otorgue "silencio administrativo positivo", como ha sucedido, ha recordado, en asuntos como la licencia de obras para la ampliación de Vallsur.

Por ello, y por que entiende que el hecho de que "aún no se ha resuelto" la solicitud de prórroga del primer plazo de devolución del préstamo de la Sociedad Alta Velocidad deja al Ayuntamiento en una situación "poco idónea", ha anunciado la abstención del Grupo Popular.

El alcalde, Óscar Puente, tomó la palabra para explicar que efectivamente la urgencia de la convocatoria responde al plazo de un mes para responder a la solicitud de suspensión, que de ejecutarse implicaría que la Carta de Conformidad tomara de nuevo vigencia y el Ayuntamiento se vería obligado a pagar los 32,5 millones que le corresponde devolver en el primer plazo, cantidad de la que "no dispone" actualmente.

En el debate ha intervenido también el edil no adscrito, para justificar su abstención en la votación, mientras que no lo han hecho ni los representantes de Sí Se Puede, ni la concejal de Ciudadanos, que padece una afonía, que votaron a favor del rechazo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies