El PP se queda sólo en su apuesta por la reapertura de Garoña

 

El PP se queda sólo en su apuesta por la reapertura de Garoña

Central nuclear de Garoña
GAROÑA
Actualizado 22/02/2017 14:44:02 CET

VALLADOLID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario Popular ha sido el único que ha votado en contra de una Proposición No de Ley (PNL) del PSOE a través de la que se exigía el posicionamiento de la Comunidad en contra de la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña, aunque la procuradora 'popular' Irene Cortés sí ha manifestado su apoyo al impulsa de un Pacto de Estado por la Energía.

La procuradora socialista Virgina Jiménez ha defendido la PNL del PSOE en contra de la reapertura de la central burgalesa, una iniciativa que ha contado con el respaldo del Grupo Mixto, Podemos y Ciudadanos después de que se conociera el informe del Consejo de Seguridad Nuclear que abría la puerta a que Garoña pudiera seguir funcionando hasta los 60 años si se acometían unas inversiones para su adecuación.

Este informe ha sido calificado por Jiménez como "traje a la medida para el PP", tras lo que ha considerado que un precedente de estas características es "muy peligroso" y muestra un CSN "desnaturalizado". Así, la procuradora del PSOE ha defendido la posición de su Grupo a este respecto y ha argumentado su defensa contra la reapertura de la central, ya que, a su juicio, "hay que anteponer la salud a los intereses económicos".

La apuesta del PSOE por las energías renovables ha sido otro de los argumentos utilizado por Jiménez para insistir en la no reapertura de Garoña, tras lo que ha considerado que prorrogar su vida supone "jugar con fuego".

Para la procuradora socialista el establecimiento de una central nuclear en Las Merindades ha sido un "freno constante" para la ubicación de otro tipo de actividades económicas de la zona y ha creado un "islote" dentro de un espacio natural.

Ante esta situación, desde el PSOE se ha considerado esencial la elaboración de un Plan de Desarrollo Socioeconómico como "base de futuro" para una zona que debe "explotar" sus recursos turísticos para generar empleo, por lo que ha reclamado la necesidad de recuperar el Plan Reindus impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para revitalizar la zona.

Estas premisas han sido respaldadas por el procurador de IU, José Sarrión, quien ha considerado que el CSN se ha puesto del lado de los "interese mercantiles". "Esta central no tiene viabilidad alguna, la necesidad técnica de su suministro es totalmente irreal", ha aseverado.

Por su parte, el procurador de Cs David Castaño ha pedido a la Cámara se plantee el por qué reabrir una central "pequeña, de poca potencia y desfasada", mientras que el procurador de Podemos Félix Díez se ha mostrado convencido de que Garoña no se volverá a abrir porque "no es viable economicamente".

Díez ha defendido como camino de futuro el fomento de las energias renovables y ha insistido en la necesidad de impulsar un plan de reindustrialización específico cuya primera medida sea la conversión de la carretera regional CL-629 en una autovía.

Frente a estos argumentos se ha posicionado la procuradora 'popular' Irene Cortés quien ha realizado un análisis de las medidas adoptadas por gobierno socialistas sobre la nuclear burgalesa y las "contradicciones", ya que, como ha recordado, mientras el PSOE en Castilla y León votaba en 2008 el mantenimiento de la central hasta 2019 el Gobierno de Rodríguez Zapatero decidía en 2013 el cierre de la central.

Tras este recordatorio la procuradora 'popular' ha insistido en que el cierre progresivo de las nucleares en España puede suponer una subida del precio de la luz de entre el 20 y el 35 por ciento. "Desde aquí traslado nuestro apoyo a la central nuclear de Garoña para dejar tranquilos a los trabajadores", ha concluido.

Para cerrar el debate, Viginia Jiménez ha hecho referencia a las informaciones en las que se apunta a que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, podría haber comprometido el cierre del Garoña al PNV para que éste apoye los presupuestos y ha acusado al PP de usar la central y su entorno como "moneda de cambio".

Cuatro representantes del Comité de Empresa de Garoña siguieron el debate desde la tribuna de invitados del Hemiciclo y aseguraron sentirse "frustrados" por el debate político llego de "demagogia" presenciado en las Cortes. Así, han aprovechado su presencia en el Parlamento para aclarar que actualmente trabajan en la central en torno a 440 personas y que su percepción es que estos puestos de trabajo se han mantenido desde la clausura de la central para "seguir produciendo".

"Para qué hemos estado trabajando allí estos cuatro años entonces", se han preguntado, tras lo que han aclarado que el PP ha sido el único partido que se ha puesto en contacto con ellos.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies