Sanidad registra 187 incidentes y 227 profesionales agredidos en el primer semestre, la mayoría de carácter verbal

Reunión Del Observatorio Regionales Contra Las Agresiones.
EUROPA PRESS
Actualizado 09/11/2011 14:16:25 CET

VALLADOLID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad ha registrado 187 incidentes y 227 profesionales agredidos en el primer semestre de 2011, la mayoría de carácter verbal, hechos por los que desde que se pusieron en marcha las medidas contra las agresiones en 2008 ya hay 85 sentencias condenatorias, entre ellas 13 penales y dos sanciones administrativas.

Así se ha puesto de manifiesto durante la reunión del Observatorio regional contra las agresiones que ha presidido en las Cortes de Castilla y León el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y del que forman parte los colegios profesionales, organizaciones sindicales, la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP) o la Fiscalía.

El consejero ha explicado que este tipo de hechos son un problema que "preocupa" aunque no sea una cuestión destacada porque, en general, el comportamiento de los pacientes es el adecuado, aunque por las dimensiones de la atención y asistencia sanitaria (hay unos 40 millones de consultas al año).

Sáez Aguado ha recordado que el pasado año se registraron 579 agresiones a profesionales, un 3 por ciento más que en 2009, por lo que se "estabilizan" las denuncias, que por lo general fueron de carácter verbal (66 por ciento), mientras que físicas fueron 92 (un 21 por ciento menos que el año anterior), de las que el 72 por ciento supusieron algún tipo de lesión, aunque sólo un 10 por ciento conllevaron incapacidad temporal.

El 80 por ciento de las víctimas de estas agresiones son personal de atención directa, es decir, facultativos, enfermeros o técnicos en cuidados de enfermería y normalmente se producen en las áreas de psiquiatría o urgencias.

TIPO DE AGRESIÓN

En cuanto al primer semestre de este año, de los 187 incidentes y 227 trabajadores implicados, el 64 por ciento las agresiones fueron verbales, seguidas de un 20 por ciento psicológicas y un 16 por ciento físicas. El mayor porcentaje de incidentes, el 50 por ciento tuvo lugar en los centros hospitalarios, un 48 en Atención Primaria y el 2 por ciento restante en emergencias sanitarias.

Por tipo de trabajador agredido, el 38 por ciento fueron médicos, el 33 enfermeras, seguidos de un 15 por ciento de técnicos auxiliares de enfermería y un 5 por ciento celadores.

A este respecto, el consejero de Sanidad ha adelantado que en las próximas semanas se firmarán convenios con el Consejo de Colegios de Médicos y con el de Enfermería para trabajar conjuntamente en este aspecto.

Por lo que se refiere al perfil del autor de las agresiones, el registro indica que un 59 por ciento son hombres y un 41 mujeres, mientras que un 66 por ciento son usuarios y un 32 por ciento familiares (un 92 por ciento de los incidentes fueron protagonizados por una sola persona). En cuanto a las posibles causas, un 32 por ciento de las acciones se desencadena por discrepancias con el criterio asistencial del profesional, seguido de un 24 por ciento por disconformidad en el trato, un 23 por ciento por trastorno psiquiátrico agresivo o un 12 por ciento drogadicción y alcoholismo.

Antonio María Sáez Aguado ha incidido en que por primera vez se han inciado once expedientes sancionadores de carácter administrativo contra agresores que incoa la propia Administración, lo que se ha traducido en dos multas de 300 euros, una se ha archivado y las otras están en tramitación.

MEDIDAS DE FUTURO

En esta línea de trabajo, el consejero ha adelantado que en los próximos meses se continuará con la implantación progresiva de los botones de alarma en todos los equipos informáticos de los centros de salud, que ya tiene experiencias piloto en El Bierzo y Salamanca y se implantará en Palencia. Además, se implantará en urgencias y servicios de admisión hospitalarios, de manera que si un trabajador pulsa uno de ellos, salta un mensaje de alerta en los ordenadores de sus compañeros.

Otra de las novedades que se va a poner en marcha es un nuevo protocolo de actuación ante una agresión, con el objetivo de simplificar los trámites para que los trabajadores agredidos puedan ejercer su derecho de defensa de la forma más eficaz, cómoda y segura posible.

Para ello se habilitará un nuevo procedimiento de comunicación y registro de los incidentes y se mejorarán los canales de información sobre agresión dentro de los centros de trabajo, involucrando a los mandos intermedios. El objetivo es profundizar en la concienciación de los profesionales para que comuniquen los incidentes y los denuncien, pues sólo así se podrá dignificar su trabajo diario.

El titular de Sanidad ha recordado que hay un seguro de defensa jurídica que ya ha acumulado 1.126 llamadas de consulta, reclamación o asistencia jurídica.

Se difundirá además un modelo de carta de rechazo que cada centro podrá remitir al agresor, informándole sobre los derechos y deberes del usuario de la sanidad pública, los sistemas para canalizar sus quejas o sugerencias y la advertencia sobre las consecuencias legales de comportamientos agresivos.

Asimismo, el titular de Sanidad ha incidido que se continuará con la implantación de la figura de los informadores, que pretenden mejorar el clima en urgencias, y que ya existen en cinco complejos hospitalarios.

En el ámbito de la formación, se continuará con los cursos sobre técnicas para el manejo de situaciones difíciles, en colaboración con el Colegio de Psicólogos de Castilla y León y con una participación prevista de 175 personas. Habrá además la posibilidad de teleformación sobre prevención y manejo de situaciones de riesgo ante conductas agresivas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies