El Mercat de Sant Antoni abrirá en abril de 2018 con calles pacificadas y una gran plaza

 

El Mercat de Sant Antoni abrirá en abril de 2018 con calles pacificadas y una gran plaza

Proyecto de pacifiación de los alrededores del Mercat de Sant Antoni
EUROPA PRESS
Actualizado 25/05/2017 12:31:10 CET

   El mercado dominical se ubicará alrededor del recinto en marquesinas ligeras y en parte retráctiles

   BARCELONA, 24 May. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Barcelona prevé abrir el Mercat de Sant Antoni en abril de 2018, ya con las calles Borrell y Tamarit con el tráfico pacificado y formando una nueva gran plaza en su cruce, ha resaltado este miércoles la concejal de Comercio y Mercados, Montserrat Ballarín.

   La fecha definitiva de la apertura se acordará con los paradistas, ha recordado en declaraciones a los medios Ballarín, que se ha reunido con vecinos para explicar la propuesta, que incluye también ubicar el mercado dominical en marquesinas ligeras y en algunos casos retráctiles alrededor del recinto.

   Las calles Borrell y Tamarit serán de plataforma única y permitirán el paso de vehículos de servicio y de los vecinos, que compartirán carril con bicicletas, con el objetivo de que "el mercado lo sea en sentido amplio, que llegue hasta ahí como espacio de convivencia y relacional", según Ballarín.

   La pacificación de la calle Borrell se hará entre las calles Floridablanca y Manso, mientras que la de la calle Tamarit será entre Urgell y Viladomat, en una reurbanización que incluirá también la recuperación de los antiguos cuatro patios del mercado, antes destinados a la descarga de material y al almacenaje y que serán espacio público.

   La concejal ha destacado que el edificio del mercado se terminará antes de la primavera de 2018 --probablemente a finales de 2017-- pero que, "por congruencia", se abrirá cuando esté terminada también la reurbanización de los entornos y se hayan instalado los paradistas.

   El mercado se cerró en 2009, cuando los paradistas se trasladaron a una carpa provisional, y el presupuesto que se previó para la reforma fue de 60 millones de euros, a los que deben añadirse los destinados a la preservación de elementos arqueológicos que aparecieron y no estaban previstos --unos seis millones-- y los que se dedicarán a la reurbanización del entorno.

   Las marquesinas del mercado dominical se ubicarán alrededor del recinto del mercado alimentario, y serán retráctiles en la calle Urgell, mientras que en el resto algunas serán fijas y otras podrán recogerse, "para dar más transparencia y permeabilidad y para que la ciudadanía pueda ver bien el edificio del mercado".

   El mercado acoge a la vez el alimentario, el de ropa y el dominical, que sumarán unas 300 paradas en total --cuentan con una ocupación que roza el 100%--, y el dominical contará con 464 metros lineales, 16 más de los que ocupan actualmente los comercios que se mantendrán una vez reabra el mercado.

ESPACIOS PARA LOS VECINOS

   El recinto del mercado incluirá un espacio de 700 metros cuadrados destinados a actividades para los vecinos, con una aula de cocina comunitaria de 96 metros cuadrados; un espacio para jóvenes de 72; locales de ensayo; un espacio polivalente y expositivo de 105, y un despacho destinado a entidades y a actividades de cooperación vecinal, de 24 metros cuadrados.

   El Ayuntamiento debe terminar los proyectos ejecutivos tanto de la urbanización del entorno como de las marquesinas, algo que prevé tener listo en unos 15 días, con el objetivo de empezar en las próximas semanas el concurso de las obras.

Canal Economias



A LA XARXA



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies