El 22% de los pisos de la Generalitat en la Ciudad de la Justicia están ocupados ilegalmente

Ciudad de la Justicia, L'Hospitalet
EP-MLC
Publicado 20/06/2017 18:31:09CET

   L'HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Agencia de la Vivienda de Catalunya ha contabilizado la existencia de 28 viviendas ocupadas ilegalmente en la promoción de protección oficial que la Generalitat tiene en la Ciudad de la Justicia de L'Hospitalet de Llobregat, lo que representa casi el 22% del total.

   En una comparecencia ante la Comisión de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda del Parlament, el director de la Agencia de la Vivienda de Catalunya, Jaume Fornt, ha explicado que la promoción, situada en la calle de Victoria Kent, consta de 128 viviendas, 83 de las cuales se han entregado legalmente, 17 se han entregado mediante la mesa de emergencia y 28 están ocupadas ilegalmente.

   "Las primeras ocupaciones ilegales se produjeron en julio de 2012, un mes después de que se adjudicaran los primeros pisos, y en estos cinco años ha habido 61 ocupaciones, con viviendas que han sido ocupadas hasta cuatro veces", según Fornt.

   De los 28 pisos ocupados actualmente, cuatro están pendientes de practicar el desalojo, cinco están pendientes de señalamiento de la fecha de desalojo, nueve tienen sentencia estimatoria, seis están pendientes de celebrar juicio y cuatro están con la demanda acabada de presentar.

   El director de la Agencia de la Vivienda de Catalunya ha asegurado que para acabar con las ocupaciones "es necesario cambiar la ley de enjuiciamiento civil para que no se llegue a tardar 16 meses en desalojar un piso público, porque si se agiliza este proceso dejará de ser un negocio cobrar por las ocupaciones".

   Tras Fornt, también han comparecido ante la Comisión de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda del Parlament dos representantes de los vecinos de la promoción de viviendas de la Ciudad de la Justicia que han calificado de "insostenible" la situación que viven debido a la existencia de bandas organizadas que se lucran alquilando el derecho de uso de las viviendas ocupadas.

   "Tenemos miedo de volver a nuestra casa y que esté ocupada, miedo de coger el ascensor y no saber a quién te encontrarás, hemos sufrido amenazas e intentos de agresión por parte de las mafias que han ocupado el edificio en el que vivimos", ha relatado Nuria Rey, una de las vecinas afectadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies