Acepta dos años de cárcel por convencer a una niña de 9 años de que le enviara fotos desnuda

Publicado 17/01/2018 14:26:26CET

   Fiscalía y acusación no se oponen a suspender la pena si paga 40.000 euros y hace un curso

   LLEIDA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un abogado de Alzira (Valencia) ha aceptado este miércoles en la Audiencia Provincial de Lleida una condena de dos años de cárcel y el pago de 40.000 euros por responsabilidad civil por un delito de corrupción de menores por haber contactado a través de un juego por internet con una niña de 9 años de Lleida a la que convenció de que le enviara fotos de ella desnuda a través de la aplicación 'Hangouts'.

   El hombre, de unos 30 años ha reconocido que contactó con la menor de la que, según el acuerdo al que han llegado la defensa, la acusación particular la Fiscalía, sabía que no había cumplido 18 años pero no sospechaba que tenía menos de 13.

   La Audiencia Provincial de Lleida tendrá en cuenta, a la hora de dictar sentencia, el acuerdo de conformidad a la que han llegado las tres partes y que rebaja la petición inicial de Fiscalía y acusación particular que inicialmente solicitaron seis años de prisión y el pago de 50.000 euro sen concepto de responsabilidad civil.

   La conformidad contempla también la no oposición del Ministerio Público y de la acusación particular a la suspensión de la pena si el acusado paga la cuantía acordada por responsabilidad civil, no vuelve a delinquir y hace un "curso correspondiente", según han detallado la fiscal y la abogada de la acusación, Maria José Horcajada.

   La niña, que ahora tiene 11 años, ha contado, en una declaración por videoconferencia, que envió al acusado tres fotos, dos de ellas desnuda y que él también le envió a ella imágenes de contenido sexual.

   La madre de la pequeña ha contado en el juicio que ella descubrió las imágenes de contenido sexual del acusado en un móvil que le había dejado a su hija en periodo vacacional, dentro de la aplicación 'Picassa'.

   Cuando encontró las fotos, la madre contactó con el hombre haciéndose pasar por su hija y el acusado le pidió más fotos, por lo que la mujer localizó el perfil del acusado en redes sociales y se lo facilitó a los Mossos d'Esquadra cuando puso la denuncia.

   Uno de los agentes de los Mossos que ha testificado en el juicio ha contado que en las imágenes "se ve que son de una menor sin ningún tipo de dudas" y ha relatado que en los terminales que se incautaron en los registros al acusado se encontraron conversaciones de contenido sexual con chicas mayores.