Puigdemont pide votar con criterios de "Estado independiente" y no de provincia

Carles Puigdemont en un acto de campaña de JuntsxCat
EUROPA PRESS
Actualizado 10/12/2017 22:06:35 CET

Reprocha al PSC apoyar el 155 y lamentar luego que puedan llevarse obras a Sijena

PARETS DEL VALLÈS (BARCELONA), 10 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista de JuntsxCat a las elecciones, Carles Puigdemont, ha apelado este domingo a votar con criterios de "Estado independiente" frente a los que quieren reducir y gobernar Catalunya como si fuera una provincia, ha dicho en referencia implícita a PP, Cs y PSC.

"Si queremos dar a nuestro Govern altura de gobierno de Estado, que nuestras políticas sean equiparables a cualquier Estado del mundo, votemos con criterios de Estado independiente", ha dicho por videoconferencia en un mitin ante más de 500 personas en Parets del Vallès, que es donde nació el número 4 por Barcelona, Jordi Turull, al que han recibido con una ovación.

Según Puigdemont, si se quiere vivir en una república independiente no hay que dejarse someter por "la monarquía del 155", pero ha dejado claro que está en manos de los catalanes el 21 de diciembre.

Se trata --ha dicho-- de elegir entre los partidos que quieren reducir a Catalunya a una provincia, lo que equivale a tener políticos "provincianos que son encargados, que piden permiso a la metrópoli, que es La Moncloa, o los que quieren consolidarla como nación, y por tanto es un pueblo que no se deja someter como ya pasó durante el referéndum del 1-O".

Para el presidente de la Generalitat cesado, los cabeza de lista de Cs, Inés Arrimadas, del PSC, Miquel Iceta, y del PP, Xavier García Albiol, tendrán las mismas prioridades que las del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Ha aprovechado para intensificar sus críticas a los socialistas por apoyar la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya, destacando que el alcalde de Lleida, Àngel Ros, lamenta por un lado que la Guardia Civil pueda llevarse las obras de Sijena del Museu de Lleida y luego "pone vallas" para evitar que la gente se manifieste para evitarlo.

"Abrirán las puertas y tan solo preguntarán qué vienen a hacer, con actitud resignada, y diciéndoles: 'Intenten no hacer mucho daño, pero pasen porque esto es su casa", ha ironizado.

"NO ES EL MOMENTO DE LOS PARTIDOS"

En alusión velada a las otras formaciones independentistas, ha advertido de que ahora no es el momento de los partidos, sino de enviar un mensaje "de las aspiraciones nacionales y democráticas" de los catalanes, y cree que las encuestas marcan una tendencia que evidencia que van por buen camino.

Sin embargo, ha pedido no dejarse engañar por las encuestas pese a haber conseguido "en pocos días situar y visualizar JuntsxCat como verdaderamente el discurso más elocuente" de lo que se juegan los catalanes en estas elecciones.

LOS DEL 155 NO SON DEMÓCRATAS

También ha hablado Jordi Turull, que se ha abrazado con la mujer del número 2 por Barcelona y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, Susanna Barreda, y en su discurso ha dicho que "los que han votado el 155 no son demócratas", y les ha retado a aceptar el resultado de las urnas.

"¿Aceptaréis el resultado del 21-D? ¿O, si volvemos a ganar, nos volveréis a echar de las instituciones? Esto un demócrata no lo haría", ha recalcado Turull, tras pedir que se vote a Puigdemont para demostrar que se le quiere restituir al frente del Govern.

ICETA ES UN "CABALLO DE TROYA"

La directora de la campaña, Elsa Artadi, ha pedido textualmente hacer que les caiga la careta a quienes quieran hacer ver que lo que está pasando en Catalunya es normal, empezando por el candidato del PSC, Miquel Iceta, "que es un caballo de Troya en la política catalana".

"Va vestido de catalanismo y está perpetrando el mayor ataque a las instituciones catalanes que se ha visto. No le gusta lo que votan los catalanes y es cómplice de haber enviado a la cárcel y al exilio a Puigdemont, al Govern y a líderes civiles", ha sostenido.

También le ha acusado de tener "el morro" de decir que los catalanes viven por encima de sus posibilidades pese a que, cuando los socialistas gobernaban en la Generalitat, el entonces conseller Antoni Castells calculaba el déficit fiscal catalán.