Catorce detenidos en la concentración de los Comités de Defensa de la República catalana ante el TSJC

384805.1.644.368.20180223082100
Vídeo de la noticia
Actualizado 23/02/2018 12:43:14 CET

   BARCELONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los Mossos d'Esquadra han detenido a 14 personas este viernes en la concentración de los Comités de Defensa de la República (CDR) ante la puerta principal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), en el paseo Lluís Companys de Barcelona, han informado a Europa Press fuentes policiales.

La policía catalana ha empezado a trasladar a los arrestados a la comisaría del distrito barcelonés de Les Corts, donde los CDR han convocado otra concentración a partir de las 12.00 horas.

Varios de los manifestantes se habían encadenado en las puertas del TSJC para "parar el máximo órgano de la injusticia del Estado español", según han relatado en redes sociales, lo que ha obligado a los agentes a liberarlos con tenazas.

La concentración ha congregado a cerca de un centenar de personas que se han sentado sobre las 08.00 horas en la escalinata de acceso a la corte y han exhibido sendas pancartas con los mensajes 'Es la hora del pueblo' y '23-F, paremos el golpe de Estado', coincidiendo con que este viernes se cumplen 37 años del intento de golpe de Estado de 1981.

Agentes de los Mossos d'Esquadra se han desplegado desde primera hora alrededor de los concentrados, que han acudido al TSJC después de que los CDR anunciaran una "acción sorpresa" para este viernes, y el acceso al tribunal ha quedado liberado hacia las 10.15 horas.

Sin embargo, los manifestantes han continuado su reivindicación desde el paseo Lluís Companys y han invitado a sumarse a ella a través de Internet "para seguir resistiendo".

CONTRA LA "IN-JUSTICIA Y JUDICATURA NEO-FALANGISTA"

Durante la movilización, sus integrantes han leído un manifiesto en el que han criticado las citaciones judiciales y procesos abiertos contra, según ellos, unas 900 personas a raíz del referéndum, entre ellos los dirigentes independentistas y trabajadores públicos como maestros o bomberos.

Han apostado por responder desde posiciones pacificas y de desobediencia civil contra la "in-justicia y judicatura neo-falangista" y acabar abriendo un proceso constituyente.

También han hecho un llamamiento a los ciudadanos de Catalunya para que pierdan el miedo a la represión porque España "no tiene suficientes fiscales, ni jueces, ni leyes, ni prisiones" para encarcelarlos a todos.