Un centro de día en Barcelona trata a madres recientes con problemas de salud mental

J.M.Campistol (Clínic) L.Garcia (Clínic) D.Elvira (CatSalut)
EUROPA PRESS
Publicado 20/03/2018 14:48:03CET

Asiste a madres con trastorno previo o que empiezan a sufrirlos

BARCELONA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital de Día Madre-Bebé del Hospital Clínic de Barcelona, en el recinto de la Maternitat, trata desde enero a mujeres que acaban de tener un hijo y que tenían o han desarrollado un problema de salud mental.

El director del Servei Català de la Salut (CatSalut), David Elvira, lo ha presentado este martes a la prensa y ha explicado que puede acoger a hasta 60 mujeres al año con sus bebés: les ofrece un acompañamiento multidisciplinar en un espacio confortable, trabajar el vínculo con el bebé sin romper la terapia y combatir el estigma del trastorno mental.

Tras visitar el espacio junto al director del Clínic, Josep Maria Campistol, Elvira también ha dicho que el centro es pionero en España y es referente para toda el área metropolitana de Barcelona, donde además ofrece asesoramiento a otros centros.

Esta puesta en marcha persigue poner "más recursos, más profesionales y mas iniciativa política en salud mental" para aumentar la calidad de estos tratamientos, así como más perspectiva de género y más sensibilidad con grupos y situaciones vulnerables.

Elvira considera clave incluir el vínculo con el bebé en un centro hospitalario de día para salud mental, y, al preguntársele si se replicará en otros centros, ha dicho que quieren evaluarlo, y que si se confirman los buenos resultados podrán plantear nuevas unidades, y el "último paso" para una visión holística sería la posibilidad de tener el bebé en un servicio de internamiento.

La coordinadora del hospital de día, Lluisa García, ha detallado que se realizan actuaciones multidisciplinares, con psiquiatras, psicólogos de adultos e infantiles, enfermeras y trabajadoras sociales durante tres meses --duración que han previsto como suficiente y para garantizar rotación-- para que mejore la enfermedad y tenga un funcionamiento óptimo en la crianza.

Hay revisiones terapéuticas priorizando la continuidad en la madre --ha dicho que la mayoría de psicofármacos pueden compatibilizarse con el embarazo y la lactancia-- y además se desarrollan tratamientos para reducir el estrés, incluyendo 'mindfulness', y se evalúa la relación madre-hijo, por ejemplo grabando el juego y observándolo junto a ella, así como la respuesta cognitiva del bebé.

Las usuarias también tienen actividades en grupo y junto a madres que ya pasaron por esta experiencia, con el fin de normalizar y desculpabilizar: "Hay un estigma social en la enfermedad mental que es muy evidente en esta etapa, y que las madres lo pasan con mucho silencio y vergüenza", ha dicho, y ha añadido que se ofrece psicoeducación a la pareja.

PERFILES AUTÓNOMOS

Entre los perfiles hay madres autónomas con patología mental previa de cualquier tipo --por ejemplo con trastornos de ansiedad, bipolar o esquizofrenia-- y también hay algunas que empiezan a tener enfermedades mentales en esta etapa, como la depresión potsparto y la psicosis postparto o puerperal, y a las que se ofrece un plan de tratamiento, con decisiones compartidas con ella.

Esta psicosis es una enfermedad aguda grave que se da en personas que no habían sufrido trastornos pero pueden tenerlos en la familia, y se caracteriza por desconexión de la realidad, delirios, alucinaciones y mucha ansiedad, con un estado de ánimo muy alegre pero desorganizado, y ha hecho hincapié en que tiene una recuperación muy rápida.

El centro tiene un presupuesto de 400.000 euros para su puesta en marcha y funcionamiento en un año, y el plan de la Conselleria de Salud incluye también 200.000 euros para atender problemas de salud mental durante el embarazo en el Hospital Vall d'Hebron y el Consorci Sanitari de Terrassa (Barcelona) en este periodo.