El cineasta Paolo Taviani: "Tengo 87 años y un futuro larguísimo ante mí"

E.Riambau (Filmoteca) y P.Taviani (director)
EUROPA PRESS
Publicado 05/04/2018 17:51:56CET

La Filmoteca dedica una retrospectiva casi completa a la obra de los hermanos Taviani

BARCELONA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El cineasta italiano Paolo Taviani ha asegurado este jueves que mirar globalmente a su carrera le suena a obituario, y ha reivindicado que no es su caso, bromeando: "Tengo 87 años y un futuro larguísimo ante mí. Espero tener tiempo para hacer muchísimas películas".

En la presentación del ciclo 'Germans Taviani. La utopia com a motor' en la Filmoteca de Catalunya --que también proyectará su nueva cinta 'Una questione privata'--, el director ha dicho que cada época en su carrera ha sido exprimida con su hermano Vittorio al máximo, "siempre con entusiasmo, frescura y fuerza".

"Esta pulsión que sentimos siempre la hemos intentado expresar cuando nos ha tocado con toda la fuerza", ha dicho el cineasta, que ha reivindicado estar inventando siempre algo nuevo y hacer su propia cinematografía.

El director ha resumido que con su hermano, que no ha podido viajar a Barcelona tras ser atropellado por un coche y no haberse recuperado, siempre han hecho la misma película pero que ésta se ha dividido en diferentes capítulos.

PASEOS DE HERMANOS

Ha explicado que ambos hermanos viven en Roma, al lado de un parque en la zona alta, donde pasean a sus perros haga frío o calor, tanto por el hecho de pasear a los perros como por hacer pasear a sus cerebros: "Caminamos y hablamos de todo".

Ha detallado que hablan de lo que les rodea, lo que sucede, sus últimas lecturas, las películas vistas, y también hablaban de mujeres en el pasado, y ha puesto como ejemplo de estas conversaciones la lectura de un artículo sobre un joven pastor analfabeto de Cerdeña que hizo el servicio militar y acabó graduándose en lingüística: "Dijimos que era una historia interesante y trabajamos en ella".

Ha dicho que también hablaban sobre las dificultades de salir adelante de los directores debutantes: "Expresábamos nuestra furia ante los que nos bloqueaban".

RODAJES MANO A MANO

Sobre cómo es la dirección cinematográfica a cuatro manos, Taviani ha recordado conversaciones en el Festival de Cannes con los hermanos Coen y los Dardenne: "Los seis concluimos que es una casualidad feliz que esto (rodar películas juntos) se pueda hacer".

Ha desvelado que al rodar un guión escrito por ambos, se ponen dos horas antes a ver los encuadres y reparten las tareas: "Cada día toca a uno comenzar".

"Quienes trabajan con nosotros saben que cuando dirige uno, todos se tienen que dirigir solamente al que dirige, no al otro", ha resumido, detallando que esto se lo explican a los actores, como a Marcello Mastroianni, que el primer día del rodaje se presentó diciendo 'Paolo Vittorio, ¿qué hago?, sabiendo que uno de los dos respondería.

Sobre la retrospectiva ha dicho: "Estamos muy contentos de esta retrospectiva donde se proyecta toda nuestra filmografía, cosa que no sucede habitualmente", y ha descrito que el cine italiano ha logrado crecer no gracias al Gobierno italiano, sino pese a éste.

Ha reivindicado que los gobiernos europeos deberían darse cuenta de la importancia del cine, especialmente de su valor a la hora de exportar la imagen de un país.

"Veo el cine italiano como un árbol que hunde sus raíces en el Neorrealismo", ha dicho el cineasta, que ha considerado que la cultura italiana tiene tres hitos: el Renacimiento, el Melodrama y el Neorrealismo como tres grandes pilares.

Ha descrito que este árbol cultural creció durante muchos años, y luego llegaron vientos huracanados rompiendo todas las ramas: "Ahora en el árbol hay brotes nuevos y tengo toda la confianza de que estos brotes crecerán y se convertirán en hojas tiernas y darán muy buenos frutos".