Cristianisme al Segle XXI critica por carta al Papa nombramientos de Omella en parroquias

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Religión

Cristianisme al Segle XXI critica por carta al Papa nombramientos de Omella en parroquias

Publicado 01/10/2016 14:38:51CET

BARCELONA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cristianisme al Segle XXI ha enviado una misma carta al Papa Francisco y al prefecto de la Congregación para los Obispos, el cardenal Mark Ouellet, en que afirma que los recientes nombramientos del arzobispo de Barcelona, Joan Josep Omella, en parroquias de Esplugues y L'Hospitalet de Llobregat "van en contra de los grandes retos de la Iglesia catalana", según un comunicado de la entidad.

La carta del presidente de la asociación, Jaume Botey, se refiere al nombramiento de miembros de la Congregación Hermandad de hijos de Ntra.Sra.del Sagrado Corazón para las parroquias de Sant Antoni, de Can Vidalet (Esplugues) y de Santa Gemma y Sant Enric d'Ossó, de Pubilla Casas (L'Hospitalet).

Alega que el nombramiento se ha hecho sin consultar y que, cuando se ha sabido, se ha "reafirmado autoritariamente a pesar de la oposición contundente" del Consejo Parroquial de la zona, por lo que pide que se ponga remedio como se crea oportuno.

Botey explica que allí vive una población obrera de 50.000 personas, sobre todo inmigrantes, y que la crisis económica agrava la desigualdad social, mientras que la web de la congregación refleja una espiritualidad "desencarnada y preconciliar, que no ayuda a interpretar la dura realidad social": según él, eso contradice el mensaje de justicia de Francisco y rompe la línea pastoral de más de 40 años de los párrocos del lugar.

También constata una "creciente conciencia de Catalunya como nación" que también se expresa en esa zona, resultado de un largo trabajo por la integración en el que las parroquias han tenido un gran papel, y, según la asociación, los recientes nombramientos pueden dejar de tender puentes y causar fracturas entre la comunidad catalana y otras de orígenes diversos.

Avisa además de que los nombramientos "vuelven a estos barrios al nacionalcatolicismo" porque sus parroquias pueden perder algo que conservan: el espíritu conciliar de la transición democrática, caracterizado por una Iglesia de base preocupada por los problemas de la gente con presencia pastoral en barrios, según Botey.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies