Expertos creen que el impuesto a activos no productivos puede tener pegas económicas y legales

Comisión de Economía del Parlament
EUROPA PRESS
Publicado 01/03/2017 18:47:54CET

BARCELONA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Expertos comparecientes en la comisión de Economía del Parlament para exponer su análisis de la proposición de ley del impuesto sobre activos no productivos de las empresas han considerado este miércoles que la propuesta de nuevo tributo puede presentar inconvenientes económicos y legales.

El profesor agregado de economía política Josep Maria Durán ha explicado que son minoría los países de Europa y la Ocde que tienen impuestos sobre el patrimonio por sus problemas de aplicación, y ha opinado que gravar una parte específica del patrimonio todavía sería más complicado.

Ha incidido en que la imposición fiscal sobre la riqueza "es una fuente de ingresos muy secundaria", y que un impuesto de este tipo genera poca recaudación y es costoso de administrar, por lo que se debe calcular el coste-beneficio de aplicarlo.

Ha añadido que puede ir contra la Lofca por doble imposición y por ir más allá de la competencia de la comunidad autónoma gravando a no residentes.

"Dudo de que sea el mejor instrumento para conseguir los objetivos que persigue en su exposición de motivos. Creo que este impuesto es un camino equivocado", ha considerado.

VOLUNTAD POLÍTICA

La profesora de derecho financiero y tributario Diana Ferrer, ha considerado que la creación de este impuesto "es una cuestión de voluntad política", ya que se pueden encontrar ventajas e inconvenientes.

"Es doble imposición, pero el ordenamiento jurídico está lleno de doble imposición, aunque es verdad que es mucho esfuerzo de gestión administrativa para poca recaudación", ha argumentado.

"Tiene cierto margen de recorrido sobre bolsas de fraude, pero es un recorrido escaso", ha agregado, por lo que ha instado a introducir mejoras en la ley para que sea útil.

Ambos profesores han aludido a mejoras como definir mejor los bienes sujetos a este impuesto; que se merite a 31 de diciembre en vez de a mitad de año, y fijar el mínimo exento sobre grupos de empresas, para evitar maniobras de elusión fiscal a través del reparto del patrimonio entre diversas sociedades.

También han coincidido en que la lucha contra el fraude fiscal requiere aumentar las tareas de inspección, ya que estos bienes deberían tributar con la normativa vigente y pueden seguir en la sombra con la nueva si esa es la voluntad de sus dueños.

El director de Economía de la patronal Fomento del Trabajo, Salvador Guillermo, ha incidido en este aspecto criticando que un argumento para crear el tributo es evitar la elusión fiscal: "Lo que debería haber es actuación --inspectora-- de la administración tributaria, lo que no tiene lógica es que sea la excusa para crear un nuevo impuesto".

Ha añadido que la Generalitat ha creado múltiples impuestos en los últimos años pero continúa teniendo problemas de financiación: "La solución no es crear nuevas figuras tributarias, con costes de gestión tanto para el administrador como para el administrado, y en muchos casos con un impacto recaudatorio muy limitado".

Guillermo también ha compartido con los otros profesores los argumentos de doble imposición, problema de encaje en la Lofca, y conveniencia de meritación a final de año si se aprueba el tributo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies