El Govern reactiva la construcción de vivienda para alquiler social con 98 pisos

El conseller J.Rull y la consellera M.Borràs
GENERALITAT
Actualizado 22/05/2017 16:53:12 CET

Prevé adquirir más de 500 pisos a entidades financieras este año y superar los mil desde 2015

BARCELONA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Generalitat reactivará la construcción de vivienda pública para alquiler social con cuatro promociones que suman 98 pisos en El Masnou, Rubí (Barcelona) y los barrios barceloneses del Carmel y el Polvorí.

Así lo han explicado este lunes los consellers de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull, y de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs, que han indicado que desde 2014 no se construía vivienda pública a causa de la crisis, si bien la Generalitat, que cuenta con un parque de 14.500 pisos de alquiler, ha mantenido el programa de remodelación de barrios.

Estas promociones supondrán una inversión de 6,6 millones por parte del Institut Català del Sòl (Incasòl), y se prevé que el concurso y los proyectos se formalicen este 2017 con el objetivo de que las obras se liciten en 2018 y los pisos se puedan entregar en 2019.

En concreto, la promoción de El Masnou cuenta con 36 viviendas en la avenida Joan XIII, la de Rubí son 26 pisos en la calle de Marconi, en el barrio del Carmel se construirán 20 viviendas y en el Polvorí otras 16.

Se convocarán tres concursos simultáneamente para la contratación del servicio de redacción de proyecto y dirección de la obra de las promociones de Rubí y Barcelona, ya que la de El Masnou ya cuenta con proyecto.

"Ahora empezamos con estas promociones, pero el objetivo es garantizar una velocidad de crucero de una inversión sostenida de un mínimo de 10 millones de euros en vivienda pública anuales", ha dicho Rull, y se hará incorporando la nueva Ley de Arquitectura, que se prevé aprobar antes de verano.

TRANSFERENCIA DE 13 MILLONES DEL INCASÒL

Por su parte, Borràs ha anunciado que el Incasòl transferirá a la Agencia de la Vivienda de Catalunya 13 millones de euros con el objetivo de que, junto con los 18,5 millones que se recaudaron en 2016 con el impuesto sobre pisos vacíos --que deben liquidarlo las entidades financieras y filiales inmobiliarias que tengan viviendas vacías durante más de dos años sin una causa justificada--, se puedan comprar más de 500 pisos a entidades financieras.

La adquisición se hará a través del derecho de tanteo y retracto, un sistema de compra posible tras la legislación que impulsó el Govern en 2015 y que desde entonces ha permitido la adquisición de 601 viviendas con un gasto de 33 millones --en 2015 se adquirieron 184 pisos, el año pasado se compraron 276 y en los primeros meses de este 2017 se han adquirido un total de 141--.

En concreto, este año se comprarán 350 pisos en municipios con alta demanda acreditada de vivienda social con los 18,5 millones del impuesto, y con los 13 millones procedentes del Incasòl se prevén comprar entre 225 y 250 pisos más, con lo que a finales del año la Generalitat habrá adquirido desde 2015 más de mil viviendas para alquiler social a entidades financieras, evitando así la especulación.

"La crisis nos ha dejado dos elementos contradictorios: muchos pisos vacíos y muchas personas que han perdido su casa o personas con dificultad de mantenerse en ella. Es una situación desequilibrada y el Govern debe tomar cartas en el asunto", ha asegurado Borràs.

Y es que a través de diversas vías, como la cesión de pisos por parte de entidades financieras, el parque de vivienda pública se sitúa actualmente en los 27.000 pisos, un 14% más que en 2012.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies