Mas-Colell se muestra atónito y sorprendido por el "golpe" del fraude de Pujol

O.Amat, M.Valls, A.Mas-Colell, J.L.Mora y C.Poveda
EUROPA PRESS
Actualizado 07/07/2015 22:59:10 CET

Descarta que este caso afecte a las negociaciones con el Estado

BARCELONA, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha afirmado haberse quedado "atónito y sorprendido" después del supuesto fraude continuado a Hacienda del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol al mantener dinero en el extranjero sin regularizar, lo que ha supuesto un golpe para el Govern.

"Me ha sorprendido mucho y me ha dejado atónito. En unos momentos cruciales como estos en los que hemos recibido este golpe, es de vital importancia la posición de coherencia del Govern", ha explicado Mas-Colell en declaraciones a la prensa tras clausurar la presentación de la Memoria Económica de Catalunya de 2013 en la Casa Llotja de Mar de Barcelona.

El conseller ha confiado en recibir más información al respecto en los próximos días, y se ha remitido a la posición que adopte el presidente de la Generalitat, Artur Mas, una vez conocida esta noticia, que, según ha aseverado, no se esperaba.

"En estos momentos es esencial, al ser un momento muy trascendental, adoptar una posición coherente de Govern", ha ahondado Mas-Colell, y preguntado por si la actuación del expresidente puede dañar las negociaciones con el Estado, ha declinado esta circunstancia.

"No debe dañar nada. Me parece evidente. Hay siete millones de catalanes cuyo desarrollo depende de estas negociaciones con el Estado", ha dicho en alusión a las negociaciones con el Ejecutivo de Mariano Rajoy sobre el nuevo sistema de financiación autonómico que debe abordarse en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) de esta semana.

LA HERENCIA DE PUJOL

El expresidente Jordi Pujol anunció el viernes que "en los últimos días" su familia había regularizado dinero en el exterior, unos fondos que no cuantificó y que dijo provienen de una herencia de 1980.

En una carta, explicó que el dinero proviene de una herencia que recibió la familia en septiembre de 1980 después de la muerte de su padre, Florenci Pujol i Brugat, y cuyos fondos fueron destinados a su esposa, Marta Ferrusola, y a sus siete hijos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies