La retirada de lodos tóxicos remanentes en Flix (Tarragona) empezará en otoño

El conseller Damià Calvet en una visita en Flix
GENCAT
Publicado 13/07/2018 18:15:53CET

TARRAGONA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La retirada de 79.000 metros cúbicos de lodos tóxicos remanentes en Flix (Tarragona) empezará en otoño, según ha anunciado este viernes el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, este viernes en una visita a la zona para conocer las acciones a consecuencia de la contaminación del río por parte de Ercros.

Según ha informado el departamento en un comunicado, el conseller ha garantizado que tanto la descontaminación del río como el desmantelamiento de la fábrica "se harán de forma correcta".

"Tenemos un compromiso de presente y de futuro con Flix", ha reafirmado el conseller tras conocer el abordaje integral que está llevando a cabo la Comisión de Información y Seguimiento Técnico como consecuencia de la contaminación del río, los suelos y desmantelamiento industrial de la línea de cloro de esta compañía, que finalizó actividad en diciembre de 2017.

El conseller también ha avanzado que durante la segunda fase de los trabajos "se incorporará el vector aire en la evaluación ambiental", y en cuanto al futuro, ha explicado que el Govern trabajará con la reindustrialización de Flix, para que haya nuevas actividades industriales y potenciar el carácter del río para impulsar el turismo ecológico.

EXTRACCIÓN DE CONTAMINANTES

La retirada de barros tóxicos empezará en otoño y está previsto que acabe a mediados del año que viene, y actualmente se está reconstruyendo la planta de tratamiento de los barros y el vertedero.

De esta forma, se da cumplimiento a la exigencia del exconseller Josep Rull de acabar toda la extracción que el Estado dio por finalizada a finales de 2015, pese a que después trascendió que todavía quedaba un remanente importante.

Recientemente, el Gobierno anunció que Acuamed retomaría las obras a través de la empresa pública Tragsa, con dirección de obra de Inypsa, después de recibir los traspasos de la unión temporal de empresas (UTE) Flix Ebre (FCC) que se negaba a acabarlas.

Mientras, continúa activo el protocolo de vigilancia para controlar la calidad del agua en el embalse y en el río abajo, y hasta ahora no se han detectado aumentos significativos de mercurio en ninguno de los 18 puntos de control instalados ni se ha producido ningún incidente remarcable.