El Síndic de Greuges reclama al Gobierno una auditoría técnica sobre Castor

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, y el geólogo Josep Giner
EUROPA PRESS
Publicado 22/03/2018 14:16:51CET

   "Hubo negligencias, incompetencia, dolo y mala fe", asegura

   BARCELONA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, ha reclamado al Gobierno central una auditoría técnica para determinar el grado de responsabilidad de Escal UGS, empresa participada por ACS y promotora del almacén subterráneo de gas Castor, en los terremotos de las tierras del Sénia (entre Tarragona y Castellón).

   "La inyección de gas fue excesiva y es necesario mayor transparencia y claridad sobre estos temas. Hubo negligencias, incompetencia, dolo y mala fe y por esto hace falta un peritaje oficial", ha asegurado Ribó en rueda de prensa este jueves.

   Durante la rueda, el Síndic también ha presentado un informe que constata que existen "indicios suficientes" para vincular los terremotos producidos entre septiembre y octubre de 2013 alrededor de la plataforma Castor con la actuación de Escal UGS.

   Han participado en la elaboración de este informe el Colegio Oficial de Geólogos de Catalunya, el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Catalunya, el Colegio de Ambientólogos de Catalunya y expertos de la Universitat de Barcelona (UB).

   "Hay suficientes indicios para ver que no sólo se trata de un error de diseño, sino de una continuada serie de errores de concepto secuenciados en el tiempo", ha asegurado el geólogo y profesor de la UB Josep Giner, que ha exigido que una autoridad independiente y técnica competente revise todo lo que se ha hecho para determinar los conocimientos que se tenían previos a las inyecciones de gas.

   Giner ha explicado que el proyecto se justificó porque aseguraban que en Amposta (Tarragona) había 35 millones de barriles de petróleo, lo que ha asegurado que es "absolutamente falso", y para ello se presentaron pruebas que afirmaban que existían grandes cavidades de petróleo, por lo que a la hora de inyectar gas no se crearía una sobrepresión.

   "Las pruebas que se presentaron son incorrectas. La conclusión es que no hay grandes cuevas, por lo que se crearon sobrepresiones. Supongo que Escal UGS esto ya lo sabía", ha insistido Giner, que ha añadido que la falla de Amposta está activa y que el proyecto hubiera fracasado igual a pesar de que no se hubieran producido terremotos.

   Por todo ello, Ribó considera que se debe realizar una auditoría técnica para analizar los informes elaborados por Escal UGS antes de la inyección de gas, y enviará este informe este mismo jueves al Gobierno central, al Parlament de Catalunya, a los grupos políticos con representación en el Congreso de los Diputados y al Defensor del Pueblo de España, así como a la magistrada del Juzgado de Vinaròs (Castellón), que se encarga del caso.

INDEMNIZACIÓN DE 1.350 MILLONES A ESCAL UGS

   El Síndic ha recordado la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) de diciembre, que declaraba nulos e inconstitucionales diversos artículos del Real Decreto Ley que contemplaba la hibernación de la plataforma y una compensación de 1.350 millones de euros para la compañía.

   En este sentido, ha lamentado que "el Gobierno central no ha movido ni un dedo" para reclamar a Escal UGS esta indemnización de 1.350 millones, por lo que lo ha emplazado a cumplir con la sentencia del TC.