Sucesos.- El ladrón del camión avanzó "obsesivamente" pero no intentó arrollar a personas

Joan Carles Molinero (Mossos d'Esquadra) Evelio Vázquez (Guardia Urbana )
EUROPA PRESS
Publicado 21/02/2017 15:21:35CET

   Es el primer caso de estas características en Barcelona

   BARCELONA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El conductor del camión de bombonas de butano robado este martes en Barcelona ha circulado a toda velocidad unos tres kilómetros entre las plazas Drassanes y Pau Vila, "obsesivamente" y sin esquivar a ningún vehículo con el que se encontraba, pero no ha intentado atropellar a vehículos ni personas.

   El comisario jefe de los Mossos d'Esquadra de Barcelona, Joan Carles Molinero, ha explicado en rueda de prensa que los agentes que le han perseguido no han detectado voluntad de atropellar a personas pese a que ha pasado por zonas donde había mucha gente.

   Sin embargo, ha conducido a toda velocidad haciendo caso omiso a los agentes, "sin evitar los vehículos que le venían de cara, sin ninguna acción evasiva", y ha tenido impactos laterales con varios coches con los que se ha topado de frente --se han detectado de momento entre seis y ocho vehículos dañados--.

   Molinero ha dicho que es el primer caso de estas características ocurrido en Barcelona, y ha destacado la buena coordinación entre Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana, que han movilizado a todos los operativos del distrito para interceptar al conductor; los primeros, varios motoristas.

   En total el conductor ha recorrido tres kilómetros en unos diez minutos que ha durado toda la huida, en la que ha ido perdiendo bombonas de butano a lo largo del recorrido, hasta unas 90 botellas.

   Según Molinero se trabaja con la hipótesis de que fuera una persona con algún desequilibrio o que hubiera consumido alguna sustancia, aunque no se le han realizado todavía las pruebas de alcohol o drogas.

TRES HERIDOS LEVES

   Han resultado heridas leves tres personas; una de ellas, un agente de la Guardia Urbana que le ha dado el alto en la plaza Pau Vila, le ha apuntado directamente con el arma, pero ha tenido que saltar para evitar ser atropellado, ha dicho el intendente jefe de la Urbana, Evelio Vázquez.

   También han sufrido heridas dos peatones que han recibido el impacto de bombonas que ha caído del vehículo.

SUECO DE 32 AÑOS

   El detenido es un hombre de 32 años con pasaporte sueco que no tenía antecedentes en España --se está comprobando si tenía alguno en otros países-- y no llevaba arma de fuego, arma blanca, explosivo ni objeto peligroso, ni encima ni en el camión.

   Los investigadores están realizando comprobaciones para saber si está empadronado en Barcelona, pero se trabaja con la hipótesis de que no es residente en la ciudad y que lleva poco tiempo.

   A priori se descarta que sea una acción terrorista, ya que los primeros parámetros analizados así lo muestran, pero los servicios de Información de los Mossos trabajan en el caso y se mantienen todas las hipótesis abiertas a la espera de todas las comprobaciones, ha puntualizado Molinero.

   Ha sido detenido después de que el camión chocara contra el muro en la salida 22 de la Ronda Litoral --adonde no ha logrado acceder--, una vez se había bajado del vehiculo y después de que opusiera resistencia a la detención, y se le ha trasladado a un centro hospitalario para ser examinado, aunque no estaba herido.

   El camión no se ha retirado hasta las 14.35 horas de la Ronda porque antes ha habido que hacer "una buena inspección ocular" y porque, según Molinero, esta no es una operación como cualquier otra.

SIETE DISPAROS

   En total se han realizado siete disparos --seis los Mossos y uno la Urbana--, principalmente a las ruedas y el motor --aunque uno ha acabado impactando en la luna delantera-- para neutralizar el vehículo y pararlo, una actuación "todo lo proporcional posible" para que el vehículo parara.

   Todos se han realizado después de que el camión hiciera caso omiso al agente de la Urbana que se le ha puesto delante y se le ha apuntado para darle el alto, por parte de una unidad del Área de Recursos Operativos (Arro) que estaba apostado en la plaza Pau Vila.

EL BUTANERO NO SACÓ LA LLAVE

   El camión había sido robado sobre las 10.30 a un repartidor de butano cuando estaba realizando una entrega en la calle Vilà i Vilà esquina con calle Lafont.

   El ladrón pudo llevarse el camión porque el butanero había dejado las llaves puestas y sin la barra de seguridad de las bombonas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies