Agrede a un guardia civil al descubrirle con dos inmigrantes

Uno de los inmigrantes descubiertos en un doble fondo de un coche
Foto: EUROPA PRESS/GUARDIACIVIL
Actualizado 11/09/2014 17:18:41 CET

MELILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha descubierto en Melilla a dos inmigrantes enclaustrados en dobles fondos de un vehículo de un marroquí que, "en una reacción imprevisible, al verse descubierto, arremetió contra el guardia civil que procedía al registro", si bien fue detenido sin que lograra huir.

   Según ha informado a Europa Press un portavoz de la Comandancia de Melilla, los hechos se han producido en la Aduana de Beni-Enzar, al fiscalizar la Guardia Civil un vehículo marca Renault, modelo 21, de color verde y matrícula marroquí, que en esos momentos accedía a la ciudad procedente de Marruecos, ocupado a primera vista únicamente por su conductor.

   Sin embargo y pese a la apariencia externa e interna de normalidad, el guardia civil que inició la fiscalización en su interior por la zona del "salpicadero" apreció un detalle de interés policial.

   El portavoz ha detallado que el agente, al concretar su misión en ese lugar, vio cómo el conductor, al verse descubierto, en una acción imprevisible, "lo agarró y tiró de él para sacarlo del vehículo, cosa que consiguió por la posición que ocupaba el agente, hasta que finalmente el autor del delito pudo ser reducido con la inmediata ayuda de otros agentes, pese a la gran resistencia que opuso".

   La citada fuente ha apuntado que con la certeza de encontrarse ante un vehículo utilizado por las mafias que trafican con seres humanos, llegaron hasta el  primer doble fondo localizado en la zona del "salpicadero", que había sido "modificado y fijado al chasis con tornillos de sujeción", lugar donde se encontraba aprisionada un joven que fue auxiliada a salir de tan exiguo habitáculo, un varón de procedencia subsahariana.

   Por el mismo procedimiento los agentes actuantes localizaron un segundo doble fondo, en este caso, en los "bajos del vehículo", lugar que debía ocupar el depósito de combustible, que había sido removido, donde se localizó a una mujer, joven, de la misma procedencia".

   Ambas personas fueron atendidas por los agentes con primeros auxilios, al presentar un cuadro de entumecimiento, sudoración y dolor en las articulaciones, si bien, fueron estabilizados y no fue necesaria la asistencia sanitaria. Ambos se encuentran en buen estado de salud, al igual que el guardia civil actuante que sufrió el intento de agresión por parte del conductor.

   En un primer momento, los dos inmigrantes, indocumentadas y que dicen proceder de Guinea Conakry, fueron puestos a disposición del Grupo de Menores de la Ciudad Autónoma, al indicar que eran menores de edad, aunque una vez que les fueron realizadas las pruebas médicas, se comprobó que la mujer tiene 18 años y el varón con 20.

   El conductor detenido es un ciudadano de nacionalidad marroquí, de 40 años de edad, que ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un supuesto delito contra los ciudadanos extranjeros, conocido como "tráfico de inmigrantes", decretando la autoridad judicial su ingreso en prisión.