Descubrimos por qué el pan y los cereales tienen que estar tu menú de verano

PAN
CEDIDA
Actualizado 02/06/2018 13:36:56 CET

   MADRID, 2 Jun. (CHANCE) -

Durante diferentes épocas del año, sobre todo en verano, tenemos tendencia a prescindir de alimentos tan básicos como el pan y los cereales, olvidándonos de los beneficios que aportan. Según los expertos, entre el 50% y el 60% de las calorías totales que ingerimos diariamente deben provenir de los hidratos de carbono una fuente de energía fundamental en una dieta equilibrada. Para alcanzar esta recomendación se aconseja tomar entre 4 y 6 raciones de cereales al día.

Incluir estos consejos en nuestra rutina alimentaria ayuda a disfrutar de una dieta equilibrada, ¿sabemos en qué consiste una dieta equilibrada durante el verano? Según un último estudio sobre pan y cereales llevado a cabo por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid revela que en los últimos años el patrón de consumo de la sociedad española ha cambiado, siendo frecuente encontrar una ingesta excesiva de proteínas y grasas (especialmente saturadas) mientras que, el consumo de los hidratos de carbono, se toman en cantidades inferiores a las aconsejadas. Tan solo un 50% de individuos son los que no cubren las ingestas recomendadas de folatos, vitamina A, vitamina D, vitamina E, calcio, iodo, zinc y magnesio.

En este sentido, la investigadora del Grupo de Biociencias de los Alimentos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Dra. María Dolores del Castillo recuerda que "el consumo de alimentos que contiene fibra dietética, alimentos derivados de cereales y granos enteros, como es el caso del pan, es una de las recomendaciones tradicionales para alcanzar una alimentación saludable".

LO INTEGRAL ESTÁ DE MODA

Por otro lado, los cereales y los panes integrales se han convertido en una de las opciones más recomendadas de cara al verano. Los beneficios del consumo habitual de cereales integrales y/o de grano entero y sus derivados, como el pan, se relacionan con un menor riesgo de padecer obesidad y patologías asociadas tales como enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2 o el síndrome metabólico, siempre en el contexto de una dieta equilibrada, adaptada a las necesidades nutricionales y los hábitos de vida de cada individuo.

Respecto a la pauta de consumo diario, hecho que nos preocupa sobre todo de cara al verano, se ha demostrado que no existe una pauta sobre el consumo recomendado de pan, ya que esta depende de las características de cada individuo y del alimento en cuestión. Sin embargo, una ingesta diaria adecuada de fibra (25-30 g/día) resulta "esencial a la hora de controlar el peso corporal, ya que disminuye la absorción de las grasas, mejora los niveles de glucemia postprandial e incrementa la sensación de saciedad lo que lleva a comer menos". El pan blanco y el pan integral aportan valores de fibra dietética del orden de 3,5 y 7,5 g/100 g, respectivamente, según apunta la Dra. Del Castillo.

Para concluir cabe decir que ningún alimento tiene la capacidad de engordar o adelgazar por sí mismo, sino que el aumento de peso se produce cuando consumimos más energía de la que nuestro organismo necesita. El pan elaborado a base de harina integral o granos enteros puede incorporarse a una dieta diaria equilibrada manteniendo un estilo de vida saludable, concluye la doctora.