Kiko Matamoros rompe para siempre con su hijo Diego al grito de "miserable, estúpido y sanguijuela"

DIEGO MATAMOROS KIKO MATAMOROS
TWITTER SÁLVAME
Actualizado 14/08/2018 18:28:52 CET

   MADRID, 14 Ago. (CHANCE) -

Kiko y Diego Matamoros han protagonizado uno de los momentos más tensos que se han vivido en el plató de Sálvame. Padre e hijo se reencontraban después de las graves acusaciones que han vertido el uno del otro. Los problemas volvían a la familia cuando Diego aseguraba en Sábado Deluxe que su padre había cobrado 16.000 euros por ir a su boda.

A esta confesión se sumaba la crítica a su hermana Laura y al propio Benji Aparicio, pareja de la joven y padre de su primer hijo. Dolido y molesto con Diego, Kiko Matamoros desmentía esa información asegurando que él no había cobrado nada de la exclusiva que vendió su hijo.

Días después, ambos se han visto las caras en Telecinco gracias a las pantallas del plató pues ninguno quería coincidir con el otro en directo. Este encuentro ha propiciado lo que podría ser la ruptura definitiva entre padre e hijo.

DIEGO MATAMOROS: "YO VENDO MI VIDA, SÍ, PERO NO A COSTA DE MI FAMILIA"

"Miserable, estúpido y sanguijuela", así ha calificado Kiko a su hijo Diego después de que este afirmase que el colaborador vio en él "una máquina de hacer dinero".

"Basta ya de que mi padre se enfrente con su hijos. No me apetece verle y por contrato tengo que no quiero coincidir con él. No le quiero ver porque ha jugado conmigo y con mi familia. Yo vendo mi vida, sí, pero no a costa de mi familia", explicaba Diego para seguir arremetiendo contra su hermana Laura: "Mi hermana es la nueva socia de la sociedad limitada de mi padre. Hace dos semanas que no le cojo el teléfono a mi hermana Laura". Además, el hijo de Kiko ha asegurado que su padre le debe dinero: "Tengo las facturas del dinero que me debe a mí y a un amigo mío".

Una serie de acusaciones a las que Kiko ha respondido tajantemente: "No voy a intercambiar una palabra con este indeseable. Si tu hermana hablara de ti, tendrías que irte del país. Mis problemas económicos son menores que los tuyos. No me haces ninguna falta. No quiero volver a saber de ti en mi vida, no te perdono lo que has hecho con tu hermana. Espero que te denuncie tu hermana y la revista".

Tras estos momentos de máxima tensión, Kiko rompía a llorar en directo y pedía perdón a sus hijas por los insultos que le había dedicado a su hijo.