COMUNICADO: Herramientas para ser viajero y no turista

Freepik
FREEPIK
Actualizado 29/03/2017 14:48:22 CET
Madrid, 29 de marzo de 2017.- Entendemos viajar como el trasladarse desde un lugar a otro. Una definición muy abierta para algo que tiene posibilidades ilimitadas. Y si algo nos han enseñado los blogs de viajes es la diferencia entre ser viajero y turista.   

Es una cuestión de actitud, como explica el blog Mi viaje por el mundo. Mientras que el turista es un observador que se limitará a la contemplación exterior, el viajero trata de participar de lleno en la cultura del lugar que visita.

Lo de ser turista o viajero lo marca también otras cuestiones como el desplazamiento. El primero, posiblemente, lleve rutas marcadas que irá siguiendo, itinerarios que otros han hecho con anterioridad. El viajero preferirá dejarse asesorar por las personas que residan en un lugar para ir de un punto a otro, no tanto por ahorrar sino por vivir la experiencia de otra manera.

Ni siquiera la aventura se plantea de la misma manera. Para el turista el viaje será algo esporádico, que no forma parte de su día a día. El viajero, sin embargo, sí lo tiene como estilo de vida y, es más, se organiza en torno a los viajes.   

Visto de esta forma, el viajero se adentra en la cultura del lugar que visita con más profundidad que el turista. No tiene por qué tener que ver con una cuestión de tiempo ni de dinero, sino de perspectiva, de prioridades y de actitud. Por eso recopilamos algunas sugerencias.   

Alquiler vacacional   

Ya se tenga un mes de vacaciones al año o, por la flexibilidad de éste, se pueda vivir cambiando de destino regularmente, el viajero buscará más las estancias prolongadas que le permitan empaparse mejor del lugar. Si tienes solo 15 de vacaciones, opta por quedarte en el mismo sitio en lugar de establecer una ruta de cientos de kilómetros que hará que pases por los diferentes enclaves marcados en ella, pero donde difícilmente permitirás que esos lugares “pasen” por ti. No habrá tiempo para que calen en ti.   

Alquiler vacacional menorca” es una posibilidad para quien vaya a pasar unos días a la más oriental de las Islas Baleares. En lo que al turismo se refiere, comenzó a ser explotada más tarde que otras como Mallorca e Ibiza, por lo que sus playas y otros paisajes naturales están mejor conservados. Merece la pena, por lo tanto, el alquiler de villas en Menorca, a través de sitios como Mautervillas.   

Los apartamentos entre varias personas suelen ser más baratos que los hostales y hoteles (sin considerar a los hostels), porque además permiten ahorrar también en otros capítulos como la comida, que puede ser preparada por el viajero. Se escoja la opción que se escoja, es mejor permanecer en un lugar y vivir todo lo que tiene que ofrecer (aparezca o no en la guía), en lugar de establecer una ruta que no permita profundizar y termine con el viajero exhausto.   

Vivir con locales   

Es la opción más barata y la que mejor permite conectar con la cultura del lugar. Lo habitual es que una persona que abre las puertas de su casa para que un extraño se hospede busque una compensación económica, sí, pero también enriquecerse con la experiencia. No hay nadie mejor para recomendar un restaurante, una ruta o un paraje que alguien que conozca la zona porque vive allí. Más aún si también se presta a cocinar comidas típicas o a servir de guía.

Una de las opciones más conocidas hoy día es Airbnb, un marketplace que tiene por objeto conectar a personas que buscan casa en un lugar determinado con personas que la tienen y la quieren compartir, de forma temporal, por un precio que suele ser módico. Es el acrónimo de air bed y breakfast (colchón hinchable y desayuno), y goza de tanta popularidad en la actualidad que a su alrededor orbitan páginas como Airbnb Coupon, que ofrece descuentos Airbnb.   

Cualquier viajero que se precie tiene la aplicación en su móvil, pero no es la única opción. De hecho, las hay incluso gratuitas, como la no menos famosa Couchsurfing, que se configura como un intercambio de hospitalidad.   

Alargar la estancia   

Siempre que se pueda lo ideal es alargar la estancia para conseguir llegar al máximo número de rincones, probar todos los sabores, conocer todas las costumbres. Claro que, en la mayoría de los casos, alargar la estancia pasa por conseguir trasladarse, dormir y comer por poco dinero, para que con el mismo presupuesto se puedan estar más días.   

Y no solo las acciones básicas, sino también otras como visitar la ciudad con un guía. Para quienes viajan con presupuesto limitados, los llamados free tours se han convertido en su opción predilecta. Empresas como United World Tours, con tour gratis por Praga, son algunas de las que ofertan este servicio, consistente en emprender una pequeña ruta por la ciudad (de una a tres de duración, habitualmente), con un guía al que luego se le da el dinero que cada cual estime conveniente. El turista / viajero valorará sus conocimientos o su expresión para decidirse.   

Tomar la iniciativa   

Alargar la estancia dejará más tiempo para hacer otro tipo de actividades, y una buena manera de mezclarse con los locales y aprender de su cultura es, por supuesto, acudiendo a los establecimientos que se hallan fuera de las zonas más turísticas.   

Salir hasta tarde cuando al día siguiente se ha programado que la ruta comience muy temprano, será una opción solo asequible para los jóvenes, que aún lo aguantan todo. Pero alargar la estancia permite que aquellos sitios que se consideran obligatorios se puedan ver de forma más espaciada.   

Hay ciudades que requieren de más una velada nocturna para exprimirlas al máximo, como Madrid. La capital nunca duerme y ofrece un sinfín de teatros, cines, restaurantes, bares y discotecas para salir hasta el amanecer. Las posibilidades no terminan ahí e invitan a cualquiera a tomar la iniciativa: un alquiler de fuentes de chocolate, una pequeña fiesta en el apartamento y a esperar a que éste se llene de gente que tendrá mucho que aportar sobre la ciudad.

Para más información:    

Emisor: Promonet SL

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies