La Comunitat despide un invierno más frío y menos lluvioso que el de últimos años

Jóvenes caminan por la calle un día de invierno
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 21/03/2018 20:27:05 CET

El temporal y las nevadas de febrero contrastan con los picos calurosos registrados en enero y marzo

VALÈNCIA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana despide un invierno normal tanto en temperaturas como en lluvias, a pesar de los picos calurosos en enero y marzo y el temporal de las nevadas de febrero. La temperatura media es de 8,4 grados, ligeramente por debajo de los valores de 2016 y del invierno especialmente caluroso de 2017. En cuanto a las lluvias, la precipitación media (109,6 litros por metro cuadrado) está un 16% por debajo del promedio 1981-2010.

El invierno 2017-2018 (diciembre, enero y febrero), según el balance de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), ha tenido dos partes claramente diferenciadas en la región: una primera, hasta aproximadamente el 25 de enero, muy cálida y muy seca, y un cierre, desde final de enero y todo febrero, muy frío y húmedo.

El mes de diciembre comenzó con mucho frío debido a la irrupción de una masa de origen ártico, pero las temperaturas se suavizaron pronto y permanecieron así durante gran parte de enero, con valores por encima de lo normal. De esta forma, los días más cálidos del trimestre se registraron en los momentos en los que los termómetros anotan registros más bajos.

Las temperaturas más bajas del trimestre invernal tuvieron lugar el 5 y el festivo del 6 de diciembre, en localidades de altiplano y fondos de valle: Villena (Alicante), con -9,3 grados, ostenta el récord negativo, por delante de los municipios valencianos de Ademuz (-9 grados) y Utiel (-8,5) y el alicantino de Pinoso, con -7,8 grados.

Por contra, destacaron sobre todo las temperaturas calurosas del 3 y 4 de enero, que superaron los 25 grados en el litoral de Castellón, y las del 21 y 22 de enero, cuando en València se alcanzaron hasta 26,6 grados. Se trata de la más alta registrada en la capital del Turia en el primer mes del calendario desde que se tienen datos, hasta 1869.

A partir del final del mes, tras el temporal de levante de los días 27 y 28 y hasta el inicio de marzo, en la Comunitat han predominado las temperaturas por debajo de los valores normales, debido a sucesivas irrupciones de aire frío. Este temporal afectó a la provincia de Alicante y el interior sur de Valencia. En Castellón, la nevada del 26 de enero acumuló casi 20 centímetros de nieve en Morella.

FEBRERO MUY FRÍO Y MARZO CAMBIANTE

Febrero fue muy frío, el tercero más frío de los últimos 25 años,tras los de 2005 y 2012. El carácter climatológico de este mes se debió no tanto a una gran ola de frío, sino a la persistencia en las temperaturas por debajo de lo normal durante la mayoría de las jornadas.

Las bajas temperaturas propiciaron nuevos episodios de nevadas en el segundo mes del calendario. Las más copiosas tuvieron lugar los días 3, 4 y 5, especialmente en el interior de Valencia y Castellón, donde la nieve alcanzó hasta 25 centímetros de espesor en observatorios de Vilafranca. El frío de las jornadas siguientes hizo que la nieve se acumulara durante más de una semana.

Las nevadas se volvieron a repetir en las mismas zonas durante el 27 y 28 de febrero, aunque no fueron tan copiosas. La cota estuvo más baja y llegó a nevar en altitudes próximas a 300 metros, como el aeropuerto de Castellón o Sant Mateu.

Fuera del trimestre invernal, las temperaturas fueron relativamente cálidas en el mes de marzo, hasta el pasado domingo, 18 de marzo, en coincidencia con las fiestas de las Fallas de València. Esto fue por el continuo tránsito de frentes de poniente y sus fases de calentamiento. Sin embargo, a partir del festivo del lunes 19 se produjo un brusco descenso térmico: los termómetros pasaron de superar en cinco grados el promedio normal a estar cinco por debajo.

En cuanto a las lluvias, las continuas circulaciones de poniente de los primeros 20 días de marzo han provocado que solo las zonas más occidentales del territorio acumularan cantidades significativas de precipitaciones.

RÉCORD DE TEMPERATURAS EN LA PENÍNSULA CON 28ºC

En marzo, el día más calido fue el pasado sábado 10, cuando el mercurio superó los 28 grados en el litoral sur de la provincia de Valencia, en las localidades de Miramar y Oliva. Estas son las temperaturas más altas registradas hasta ahora en la Península en lo que llevamos de 2018, ya que Canarias alcanzó más de 30 grados al principio del mes.

Durante los tres meses, la anomalía de temperaturas ha sido muy homogénea en toda la Comunitat Valenciana, con valores cercanos al promedio normal en todos los observatorios, aunque ligeramente más fríos en zonas del interior sur de Valencia y norte de Alicante, y algo más cálidos en Castellón. Las principales variaciones se han registrado en las localidades castellonenses de Segorbe y Alcalà de Xivert, ambas en cinco grados por encima de la media.

¿DÓNDE HA LLOVIDO MÁS?

Los récords de lluvias se han registrado en las localidades valencianas de La Drova (Barx), con hasta 248,2 litros por metro cuadrado y Barxeta (224), por encima del acumulado en las alicantinas de Lorxa (212,8), Orba (207,5) y Xàbia (200,9). El mínimo acumulado en el trimestre se ha dado en las comarcas del nordeste de Castellón: 41 litros por metro cuadrado en Vinaròs, 49,2 en Alcalà de Xivert y 62,2 en Torreblanca.

Destaca el acumulado en el aeropuerto de Alicante-Elche, ya que desde 1967 solo ha habido un invierno más húmedo, el del año pasado, cuando se acumularon 237,5 litros por metro cuadrado. Por tanto, se han encadenado los dos inviernos más húmedos en este observatorio, mientras que el de 2016 fue el más seco de la serie con 9,5 litros.

EL DÉFICIT DE LLUVIAS BAJA UN 40%

Si el otoño del año pasado fue muy seco, los meses de enero y febrero han resultado húmedos. El inicio de marzo está teniendo un carácter pluviométrico normal, lo que ha dado lugar a que el déficit pluviométrico --que a mitad de enero estaba próximo al 85%-- se haya reducido hasta el 45%, con datos hasta la pasada jornada.

A pesar de las lluvias del primer trimestre, el actual año hidrológico sigue como uno de los más secos de la serie en la Comunitat; en concreto, el sexto más seco desde 1951. Eso sí, con el aporte de lluvia de los últimos meses no solo se ha reducido el gran déficit de precipitación que se había acumulado hasta mitad de enero, sino que la humedad del suelo ha aumentado de forma significativa.

Por provincias, el déficit medio provincial a 20 de marzo es del 25% en Alicante, 40% en Valencia y del 60% en Castellón. De hecho, gran parte del territorio no había recibido ni una cuarta parte de la precipitación normal.

A pesar de que casi todo el territorio permanece en déficit pluviométrico --salvo el Rincón de Ademuz (Valencia) y pequeñas zonas de la provincia de Alicante--, el déficit se ha reducido de forma notable gracias a las lluvias del inicio del año.

En conjunto, la precipitación acumulada en el año hidrológico 2017-2018, hasta el 20 de marzo, es de un total de 151,5 litros por metro cuadrado, mientras que el promedio normal sería de 276,5 litros en estos casi seis meses. Las lluvias han ido acompañadas de temperaturas frías y se han producido en invierno, lo que ha evitado la perdida de humedad del suelo por evapotranspiración.