Un detenido por hacerse pasar por dueño de alojamientos rurales para estafar a más de cien turistas por internet

Moragues en Xàtiva informando de la operación
GC
Publicado 23/04/2018 13:03:45CET

   VALÈNCIA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Agentes de la Guardia Civil han detenido a una persona e investigan a otra más por hacerse pasar por propietarios de alojamientos rurales para estafar a más de cien turistas nacionales y extranjeros por internet. El detenido, de 46 años, es un ingeniero informático cuyos conocimientos le han permitido presuntamente realizar estas estafas --que podrían alcanzar los 70.000 euros-- a través de la red.

   El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, junto al general de la Guardia Civil de la VI Zona, José Hermida, y el capitán jefe de la compañía, Antonio Carrillo, han dado este lunes detalles de esta operación, bajo el nombre de 'Poison apple', realizada por el equipo de Policía Judicial y componentes de la compañía de la Guardia Civil de Xàtiva.

   Desde el pasado mes de noviembre de 2016, la Guardia Civil venía investigando un fraude en la localidad de Chella (Valencia) donde los presuntos autores de los hechos realizaban estafas nacionales e internacionales haciéndose pasar por propietarios y gestores de páginas web y alojamientos turísticos.

   Por ello, se inició la operación 'Poison apple', al objeto de poder esclarecer estos hechos. Los investigadores pudieron determinar que se trataba de dos varones que presuntamente suplantaban la identidad de terceras personas para estafar a los clientes.

   La fase de explotación desarrollada por la Guardia Civil de Xativa culminó con la detención de un hombre de 46 años y la investigación de otro de 41 años, ambos de nacionalidad española, por su presunta implicación en delitos continuados de estafa, usurpación de estado civil y falsedad documental.

   El 'modus operandi' utilizado por los autores era el 'pishing', consistente en la suplantación de una página web para que parezca como la original. Así, captaban datos de las casas rurales de varios portales de gestión de alquileres y cuando algún cliente decidía alquilar un alojamiento, al ponerse en contacto con el propietario de dicha casa rural, era desviado al correo electrónico de los autores.

   Los presuntos estafadores se hacían pasar por los dueños de las casas, enviando a los clientes un contrato de arrendamiento falsificado con los datos de los propietarios para hacer más creíble el engaño, y les pedían el pago del total o parcial del alquiler.

   Inmediatamente antes de que las personas estafadas pudiesen darse cuenta y anular las transferencias, retiraban el dinero.

   Los agentes continúan con la investigación de estos hechos a nivel internacional. Moragues se ha trasladado hasta Xàtiva para felicitar a las unidades de investigación y componentes de Policía Judicial de la Guardia Civil por esta operación, y otra más de desarticulación de una red dedicada a asaltar establecimientos hosteleros, que ha permitido desarticular dos grupos criminales que operaban en la Comunitat Valenciana.