Echávarri: "El desgaste del partido era importante y el personal rozaba ya lo inhumano"

Avance Echavarri
EUROPA PRESS
Actualizado 24/03/2018 15:29:36 CET

ALICANTE, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El alcalde saliente de Alicante, el socialista Gabriel Echávarri, ha reconocido que su situación al frente de al Corporación estaba provocando un "desgaste importante" en el PSPV y en lo personal "rozaba ya lo inhumano". Así, ha señalado que su renuncia a la Alcaldía, que se hará efectiva a las 9.00 horas del lunes 9 de abril, se tomó  porque "había un problema político y había que dar una solución política".

   "Somos parte de la solución; si éramos el problema, pues ya nos hemos ido, y el PSOE está liderando la solución. De verdad, ha sido un linchamiento importante. Venía muy gastado", ha mantenido. Por ello, desde la Universidad de Alicante (UA), donde se celebra la Asamblea de la agrupación para elegir al nuevo secretario local, Echávarri ha apelado a Ciudadanos para lograr la mayoría absoluta e investir a su número 2, Eva Montesinos, como nueva alcaldesa de la ciudad y evitar así el regreso del PP.

   En caso de que Montesinos no reuniera los votos necesarios, los 'populares', recuperarían la Alcaldía por ser el partido más votado en las elecciones de 2015 si en la sesión de investidura la edil socialista no alcanza la mayoría absoluta de 15 votos favorables.

   El PSPV logró la Alcaldía en junio de aquél año tras un pacto de investidura y gobierno con sus entonces socios de Guanyar y Compromís, que dejaron el equipo de Gobierno el pasado noviembre después de que Echávarri se negara a dimitir al ser investigado en los casos de Comercio y por el despido de una trabajadora.

   Cabe recordar que Echávarri anunció este viernes en València, después de la reunión del Secretariado del PSPV, que dejaba el acta de concejal en el consistorio alicantino después de los dos procesamientos que pesan sobre él: Uno por el despido de la cuñada del portavoz del PP, Luis Barcala, trabajadora temporal del Ayuntamiento; y, el segundo, por un supuesto caso de fraccionamiento de contratos en la Concejalía de Comercio, cuando tenía las competencias del área.

   En atención a los medios, tras defender ante la Asamblea su gestión estos tres años, Gabriel Echávarri ha razonado que su renuncia era "la única posibilidad" que existía ante un "un problema político" al que "había que dar una solución política".

   Según ha lamentado, había "fuerzas en una zona de confort" que no aportaban "nada" más que pedir su dimisión y que "no tenían porqué moverse". Una situación, que según ha explicado, generó "un desgaste del partido importante y que en lo personal rozaba ya lo inhumano".

   "Estaba afectado personal y familiarmente, había que dar un paso adelante y alguien tenía que ser no generoso si no responsable", ha asumido y ha insistido en que deja la Alcaldía "sin tener la obligación estatutaria de hacerlo, pero siendo consciente del bloqueo político". Por ello, ha afirmado que el PSPV se ha movido y se ha fijado su salida para el 9 de abril a las 9.00 de la mañana.

   "Hasta ese momento será Eva Montesinos -vicealcladesa de Alicante  y su número 2--, porque si el problema era negociar conmigo, ya no hay escusas, lo que tienen que hacer es moverse, e insto a la responsabilidad del conjunto de fuerzas, para que comencemos a preparar la investidura de Eva Montesinos para continuar con el proyecto".

CIUDADANOS TIENE LA PELOTA

   Echávarri ha subrayado que se mantendrá al margen de las negociaciones para cerrar el acuerdo de investidura y ha remarcado que las "encabezará" la propia Montesinos. Con todo, ha señalado que "Alicante es muy importante" y ha considerado posible que las conversaciones se dirigirán desde "mucho más arriba" y "al más alto nivel" de los partidos.

   "Ciudadanos tendrá que posicionarse y decir si prefieren que gobierne el PP con todo lo que conlleva para la ciudad de Alicante y la Comunitat, o si preferiere continuar con las fuerzas políticas que decidieron los alicantinos hace tres años", ha sostenido.

   Y ha advertido: "La abstención no vale, una opción que Ciudadanos utiliza legítimamente muchas veces; no vale porque significa que gobierna el PP". Ante ello, ha reflexionado que en una sesión de investidura la abstención, votar no o votarse a sí mismo es:  "Gobierna el PP; votar Eva Montesinos es continuar con el mandato de hace tres años e impedir que el PP, implicado en materia de corrupción y por cómo ha arruinado a la ciudad, vuelva a gobernar".

   Preguntado sobre la posibilidad de lograr el voto favorable de los dos no adscritos, Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre, ha explicado que no rechaza su respaldo pero ha razonado: "Lo que digo es que no vamos  a negociar con ellos, el PSOE no puede investir a una alcaldesa con el voto de una persona que solo se representa a sí mismo; no vamos a entrar en un mercadeo".

   Así, ha opinado que cuando se habla con partidos se negocian "cosas políticas", y ha puesto el ejemplo de que "Sepulcre se representa a sí mismo". "Es una cuestión básica de política", ha incidido.

   Y ha insistido: "La clave la tiene Ciudadanos, que son los que tienen la pelota en su tejado y nos pueden pedir cosas políticas", y ha considerado que obtener la Alcaldía con el apoyo de los no adscritos vertería "la sombra de la sospecha" y podría "lastrar" el año que resta de mandato.

   Asimismo, sobre sus exsocios de Gobierno, Guanyar Alacant y Compromís per Alacant, Gabriel Echavárri ha precisado: "Dentro de unos años todo el mundo se tendrá que ver en el espejo si vuelve el PP a la ciudad. Parece que el único responsable es el PSOE, y no es así". Sobre las críticas vertidas contra esas dos formaciones en su discurso ante la Asamblea del PSPV local, ha indicado que se trataba de un encuentro de su partido ante quien ha detallado "hasta dónde se ha llegado" y que ha defendido su gestión.

   Sobre el PP, Gabriel Echávarri ha dicho que en estos momentos son "tercera fuerza política" en respaldo en la ciudad, pero que si consiguen la Alcaldía "ahora, dentro de un mes, es posible que en mayo de 2019 gane". "Si no la consiguen, creo que no", ha destacado.

DIMISIÓN "EN DIFERIDO"

   Cuestionado sobre si su dimisión aplazada con fecha del próximo 9 de abril era para dar más tiempo a la negociación, Echávarri ha respondido que sí y que servirá para "negociar con soseiego". Al respecto, cabe señalar que con su dimisión se pone en marcha "la cuenta atrás" de 20 días para la convocatoria del pleno de investidura.

   De ese modo, dimitiendo el próximo 9 de abril concede 15 días más para la negociación. "Se va a negociar con sosiego, escuchar la cuenta atrás de lejos", ha planteado y ha alertado de que el día 8 comenzará la "cuenta atrás inexorable".

   "Eva Montesinos es innegociable, la candidata del PSOE la elige el PSOE, fuimos la fuerza más votada y nos corresponde la alcaldía. No la vamos a cambiar, porque otros digan que les gusta el número 7 ó el número 3", ha argumentado y ha indicado que se trata, además, de la candidata "sin fisuras en València, Alicante, y en la provincial", por lo que "no está en el debate" otro candidato.

   Así, ha manifestado que "o es Eva o es el del PP", y ha ironizado que en caso de que gobernasen los 'populares' la alcaldesa podría ser la número 2 de la candidatura, María Ángeles Goitia, de quien ha considerado que "sería una buenísima alcaldesa, mejor que otros", ha dicho en referencia al portavoz del PP, Luis Barcala.

DESPEDIDA

   El actual asesor de la Concejalía de Fiestas, Miguel Castelló, será quien asuma el acta de concejal que dejerá Gabriel Echávarri. El primer edil, por su parte, ha dicho, preguntado sobre su futuro, que a partir del día 9 volverá a su despacho de abogados y se dedicará a su familia.

   Desde el partido, han asegurado, que con la salida de Echávarri también dejarán sus puestos los dos asesores del alcalde procesados junto a él en el supuesto fraccionamiento de contratos en Comercio: El jefe de Gabiente y portavoz de la Ejecutiva local, Lalo Díez, y el asesor del área, Pedro de Gea.