L'Oceanogràfic consigue por primera vez en el mundo la estimulación ovárica en tortugas

101218.1.644.368.20110428164024
Vídeo de la noticia
Actualizado 28/04/2011 18:40:24 CET

El objetivo de este programa es reproducir una especie que está en peligro de extinción y a la que le cuesta procrear en cautividad

VALENCIA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El departamento de Investigación del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, en colaboración con la empresa Rara Avis Biotec S.L, ha logrado por primera vez en el mundo la estimulación ovárica en reptiles, en concreto, en una tortuga boba, especie en peligro de extinción y que "se reproduce con dificultad en cautividad".

Este programa de reproducción asistida en tortugas es pionero a nivel mundial, ya que hasta ahora sólo se había hecho estimulación ovárica con mamíferos marinos, "pero no con reptiles", según indicó a Europa Press Televisión el director general de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CAC), Pedro García Ribot, que asistió a la realización de una ecografía a la hembra estimulada.

El objetivo del programa es "intentar reproducir una especie que está en peligro de extinción" y que en cautividad "es muy difícil de reproducir", para posteriormente liberar las crías en el mar "y conseguir repoblar las aguas de Valencia con ejemplares de una especie que están escaseando bastante", según explicó el responsable del área de Veterinarios del Oceanogràfic, Daniel García.

En este sentido, García comentó que este programa "abre una ventana a la recuperación de esta especie", ya que de un ejemplar se pueden conseguir, y posteriormente liberar en el mar, 300 juveniles. Y no sólo se puede conseguir reproducir la especie, sino también contribuir a su desarrollo y recuperación, ya que al criar a los juveniles en cautividad y liberarlos con un tamaño más grande, existe menos riesgo de depredación y de muerte, explicó García, quien indicó que incluso en la naturaleza la supervivencia de tortugas es baja.

En el programa se han incluido cuatro hembras y un macho, éste para cubrir a las hembras u obtener semen y hacer inseminación artificial, y hasta, el momento, se ha conseguido la estimulación ovárica de una hembra. Para ello se han utilizado hormonas para inducir el desarrollo folicular similares a las que se emplean en humanas, pero específicas para tortugas, que han sido conseguidas por la empresa Rara Avis Biotec.

En la tortuga estimulada-- a la que hoy realizaron una ecografía-- se ha conseguido un desarrollo ovárico completo y ya se ha producido la ovulación y que los ovocitos estén en el oviducto. "Ahora falta que se formen las envueltas del huevo y la puesta", señaló el veterinario.

La tortuga estimulada no ha sido inseminada, por lo que los más probable es que los primeros huevos no sean fértiles, pero como el animal seguirá poniendo huevos en oleadas cada quince días, "la idea es inseminarla para las próximas puestas", indicó García.

DEVOLVERLAS AL MAR

La idea del Oceanogràfic es aprovechar la capacidad reproductiva de tortugas "difícilmente recuperables" que han sido capturadas con heridas en el mar y que no se pueden volver a soltar para intentar que se reproduzcan y "poder liberar a sus descendientes".

Los expertos desconocen "muchos de los aspectos reproductivos" de la tortuga boba, una especie "muy difícil" de reproducir en cautividad, pero no saben muy bien "a qué se debe esa limitación", indicó García, quien señaló que no se sabe si es un problema de dieta, de fotoperiodo o por falta de rutas migratorias.

"No sabemos por qué las gonadotropinas no se producen de forma natural y por eso nosotros se las administramos de forma exógena, porque sabemos cuáles son las hormonas", explicó el veterinario, quien destacó que las tortugas bogas son un "buen marcador medioambiental", ya que donde se ven estos animales "la calidad del agua y el ecosistema está bastante intacto".