Un Porcel "libre y mucho más teatral" llega al Talia en solitario y con improvisación

José Porcel en su espectáculo
TEATRE TALIA
Publicado 20/06/2018 15:23:39CET

VALÈNCIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

José Porcel llega al Teatre Talia de València con un espectáculo flamenco, 'Porcel', en el que el artista baila en solitario, acompañado de cinco músicos, y donde predomina la improvisación, que es el 70 por ciento de una obra que muestra al artista en una faceta "libre y mucho más teatral".

El espectáculo, que se representará en el Talia del 20 al 24 de junio, ha sido presentado este miércoles en el teatro por su creador y protagonista, que considera que es una obra que "marcará" su carrera como artista y con la primera que ha sentido "cosas diferentes" en el escenario.

Porcel se enfrenta por primera vez a un espectáculo en solitario en la danza, acompañado de cinco músicos, y sin salir de la escena en la hora y veinte minutos que dura la obra, donde desarrolla "todo lo adquirido" a lo largo de su vida artística.

"Lo tenía que haber hecho mucho antes. Es otro Porcel, hay un Porcel que se desnuda y se cambia en el escenario. Un Porcel libre y mucho más teatral. Hago cosas que nunca había hecho antes y que ahora me he atrevido a hacerlas, porque me apetece", ha destacado el bailaor.

La obra, que cuenta con una escenografía "mínima" en la que unos espejos permiten al artista cambiar de vestuario, ha sido calificada por Porcel como "muy especial", en la que el 70% es improvisación, lo que le "encanta". "En el flamenco hay que dejarse llevar, eso te lo da la madurez, pero siempre dentro de un esquema", ha indicado.

"PINCELADA FEMENINA"

Con música original y un vestuario confeccionado para el espectáculo, Porcel ha señalado que tendrá una "pincelada femenina" en el escenario, con la intervención de una cantaora que pasa unos instantes a ser bailaora, ya que ha manifestado que es "muy difícil" que actúen un hombre y una mujer juntos: "Hoy, en casi todos los espectáculos de danza es o él o ella".

Asimismo, Porcel ha explicado que creía que todos los espectáculos eran "especiales" hasta que ha realizado este. "Cuando acabo es una felicidad que ya me da igual cómo esté el patio de butacas y la taquilla, no me fijo en eso", ha puntualizado.

El bailaor ha explicado que la transmisión de emociones al público es "tan fuerte" que al finalizar la gente "se pone de pie y termina llorando", además de señalar que le "encanta" bailar con la gente cerca, en teatros pequeños, porque la conexión con ellos es "mayor". "En este espectáculo, me salgo de la escena hacia el público, es diferente", ha señalado.