La Universidad Autónoma de Madrid se interesa por la crátera griega de Burriana (Castellón)

Instantánea de la crátera
BURRIANA
Publicado 23/07/2017 18:25:07CET

CASTELLÓN, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Museu Arqueológic Municipal de Burriana (Castellón) ha recibido una visita desde Madrid interesada en la crátera griega de Borriana. La doctora Carmen Sánchez Fernández, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid, se desplazo hasta la localidad de La Plana para estudiar la pieza de la crátera de la grifomaquia, actualmente expuesta en las vitrinas del museo, con la intención de incluirla en un amplio estudio sobre la cerámica griega en la Península Ibérica.

El edil de Cultura, Vicent Granel, y el director del museo, José Manuel Melchor, agradecieron la visita de la especialista en cerámica griega antigua, que destacó la calidad y el estado de conservación de la pieza, detalla el consistorio en un comunicado.

Desde el Gobierno municipal destacan que "actualmente, se
puede asegurar que, junto a otra pieza griega aparecida en Benicarló (Castellón), esta es la mejor vasija de su estilo aparecida en la provincia".

La crátera fue descubierta a finales de la década de los 70 por Abilio Lázaro y Norberto Mesado en la Vall d'Uixó (Castellón) de forma "totalmente fortuita". Desde entonces, forma parte de los fondos museográficos del Museo Arqueológico Municipal de
la localidad de Borriana.

RESTAURADA HACE DIEZ AÑOS

En 2007, la Fundació Bancaixa subvencionó una nueva restauración de la pieza y su ajuar, con lo que ahora se puede contemplar en la sala de entrada a la pinacoteca. Uno de los trabajos que se ha realizado recientemente ha sido su digitalización para la exhibición en el espacio de realidad aumentada de la galería.

El director del museo ha resaltado que la crátera presenta en una de las escenas el tema de la grifomaquia, concretamente un grifo rampante situado en el centro que lucha contra tres arimaspos, uno de ellos yace a los pies del animal mitológico y los otros dos están enfrente y detrás del mismo.

En el reverso aparecen jóvenes miembros de una procesión que portan panderos. De hecho, la crátera se utilizó en el siglo IV antes de Cristo para guardar las cenizas de un joven aristócrata íbero.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies