El CES alerta del aumento de la pobreza laboral en Euskadi, vinculada a "la precariedad y la contratación parcial"

 

El CES alerta del aumento de la pobreza laboral en Euskadi, vinculada a "la precariedad y la contratación parcial"

EUROPA PRESS
Publicado 12/07/2017 17:39:37CET

BILBAO, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Económico y Social vasco (CES) ha expresado su "preocupación" por el aumento de la pobreza laboral en Euskadi entre 2014 y 2016. El órgano consultivo ha atribuido ese repunte a la relación existente entre esa realidad creciente y el incremento de "la precariedad, la temporalidad y la contratación parcial" en el mercado laboral vasco, tal y como ha señalado este miércoles la presidenta de la Comisión Socioeconómica del CES, Inmaculada Gallastegui, durante la presentación de la memoria socioeconómica de 2016.

En la actualidad, dos de cada diez perceptores (el 20%) de alguna prestación de garantía de ingresos corresponden a complementos de rentas salariales. El informe atribuye ese dato a la "importancia" que está cobrando en el mercado laboral "el empleo no estable y la baja intensidad laboral". En su opinión, son factores clave en esos indicadores de pobreza relacionadas con rentas de trabajo.

El CES ha constatado en su informe que se ha invertido la tendencia de años anteriores (2012-2014) relacionada con esta nueva forma de pobreza surgida a raíz de la pasada crisis económica. Si bien entre 2012 y 2014 la pobreza laboral "se redujo levemente", durante el periodo posterior (2014-2016) "ha aumentado", ha precisado la secretaria de la Comisión de la Memoria del CES, Arantza Unzurrunzaga. "No se está disparando, pero es un fenómeno que está presente y eso preocupa al Consejo", ha dicho.

Como dato orientativo, Gallastegui, ha asegurado que entre la población ocupada con empleo estable, la pobreza laboral apenas representa algo más de un 1%. Entre los trabajadores denominados "no estables" el porcentaje se eleva hasta el 16%, por lo que, desde su punto de vista, la relación directa entre ambos factores parece "clara".

En el documento, el CES pone el acento en varios aspectos relacionados con el mercado laboral y la situación económica en el País Vasco. El órgano alude a "la escasa dimensión de las empresas vascas" porque ha constatado que el número de compañías existentes en Euskadi "no crece" y que, en términos de empleo, la dimensión del tejido empresarial vasco es "menor" que la de países como Luxemburgo, Austria o Alemania.

En ese sentido, la memoria 2016 alerta que, aunque el paro de larga duración ha bajado el año pasado un punto, "todavía" afecta a "más de la mitad" de las personas sin empleo. El documento advierte de que existe "un preocupante riesgo de cronificación". Por ese motivo, todos esos factores relacionados con el mercado laboral "no contribuyen a una mejoría clara de las expectativas".

RITMO RALENTIZADO

El informe también advierte de que la negociación colectiva se mantiene en un ritmo "muy ralentizado", una situación que el CES califica como de "insatisfactoria y preocupante", según ha afirmado su presidente, Francisco José Huidobro.

El CES recuerda en su memoria que, a partir de estas realidades, el País Vasco afronta "un nuevo escenario" de su mercado de trabajo, en el que las políticas de empleo "deben responder adecuadamente" a las necesidades de los trabajadores y las empresas. Asimismo reitera la necesidad de una oferta formativa que incida directamente en la empleabilidad.

El órgano consultivo ha percibido, en su análisis, una "cronificación" y una "caída de las prestaciones por desempleo", que durante el año pasado descendieron casi un 15% respecto a 2015, hasta quedarse en 700 millones de gasto.

Uno de los factores que han contribuido a ese descenso de las prestaciones radica, para el CES, en que los subsidios en el País Vasco están vinculados a las rentas familiares y por eso tienen "menos presencia", debido a que los niveles de vida en el País Vasco son "más elevados".

En cuanto a la recuperación del empleo durante el ejercicio pasado, el informe considera que esa mejoría se ha acompañado de "claroscuros". Por un lado, según ha afirmado, existen aspectos positivos, como el retroceso del empleo parcial o el paro juvenil, que conviven con otros "negativos", como la "excesiva rotación, la caída de la población activa y de la protección por desempleo y la aún elevada tasa de empleos parciales".

El Consejo reclama una mejora y adopción de políticas activas que respondan "adecuadamente" a las necesidades de los trabajadores "por lo que es preciso intensificar el refuerzo en el tránsito al empleo para aquellas personas empleables, "mejorando" su integración mediante esas nuevas políticas activas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies