PNV volvería a ganar las autonómicas con 29 o 30 escaños y EH Bildu sería segunda fuerza

Actualizado 14/07/2017 12:10:12 CET


Elkarrekin Podemos lograría diez u once escaños, el PSE nueve, el PP entre siete y nueve, y Cs entraría por primera vez en la Cámara

BILBAO, 14 (EUROPA PRESS)

El PNV volvería a ganar las elecciones autonómicas y aumentaría sus escaños a 29 o 30, mientras que EH Bildu repetiría la segunda posición aunque reduciría sus parlamentarios a entre 15 y 17. Elkarrekin Podemos sería la tercera fuerza en el Parlamento vasco con los actuales once escaños o uno menos, el PSE-EE mantendría su nueve representantes y el PP lograría entre siete escaños y los nueve actuales. Ciudadanos lograría entrar en la Cámara, con un parlamentario, según el último Euskobarómetro.

El equipo del Departamento de Ciencia Política y Administración de la Universidad del País Vasco ha hecho público este viernes su estudio sobre estimaciones electorales, en función de las 1.200 entrevista que ha realizado entre ciudadanos vascos entre los pasados 2 de mayo y 2 de junio.

El estudio prevé que, si se celebrasen nuevas elecciones vascas, con una participación estimada del 60% del electorado, el PNV volvería a ganarlas, con un 38,6% de los votos válidos y "un ligero avance" que le permitiría pasar de los 28 parlamentarios actuales a tener 29 o 30.
La formación sería la más votada en los tres territorios vascos y obtendría ocho escaños en Álava, nueve en Guipúzcoa, y doce o trece en Vizcaya.

Euskal Herria Bildu sería de nuevo la segunda fuerza en el Parlamento vasco, con un 20,8% de los votos válidos. No obstante, obtendría entre 15 y 17 escaños, frente a los 18 que logró en las últimas autonómicas. En concreto, tendría cuatro representantes en Vizcaya, cinco o cuatro en Álava, y ocho o uno menos en Guipúzcoa.

Elkarrekin Podemos conseguiría el 13,9% de los votos, lo que le permitiría tener diez u once escaños, los mismos que ahora o uno menos. El estudio el atribuye cuatro escaños en Álava, tres en Guipúzcoa, y cuatro o tres en Vizcaya.

El PSE-EE, con un 13% de los votos válidos, mantendría sus nueve escaños actuales, con tres representantes por cada territorio. El PP, que ahora cuenta con nueve escaños en la Cámara vasca, sumaría el 9,2% de los sufragios y tendría entre 7 y 9 escaños, de los que cuatro o cinco corresponden a Álava, dos a Vizcaya, y dos o uno a Guipúzcoa.

Finalmente, el Euskobarómetro estima que Ciudadanos lograría entrar en el Parlamento vasco, con un 2,4% de los votos, gracias al escaño que conseguiría en Álava.

Los responsables del estudio señalan, por otro lado, el estudio indica que la fidelidad de voto "se recupera de forma desigual" y oscila entre el máximo de Ciudadanos (100%) y el mínimo de Elkarrekin Podemos (63%).

La indecisión, por su parte, "baja significativamente", de manera que algo más del 80% de los entrevistados asegura tener definidas sus preferencias, mientras que el 16% no expresan "intención clara" de votar o de opciones electorales.

Con estos datos, el equipo del Esujobarómetro señala que, pese a que el PNV volvería a ganar los comicios, su mayoría "ligeramente reforzada" hace "muy improbable" un gobierno monocolor en minoría".

Por ello, añade, el Gobierno jeltzale seguiría dependiendo del apoyo de otras formaciones y "la repetición del gobierno de coalición o la alianza parlamentaria PNV-PSE se presenta como la fórmula más probable". A su entender, una alianza entre los jeltzales y EH Bildu "parece más improbable en las actuales circunstancias.

Asimismo, señala que "no hay ninguna alternativa de Gobierno posible salvo que EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE se pongan de acuerdo para gobernar, algo que hoy resulta muy improbable".

APROBADO PARA EL GOBIERNO

Por otro lado, el equipo del Euskobarómetro analiza la percepción de los ciudadanos vascos sobre la situación política tanto en Euskadi como en el Estado. En el caso de la política vasca, se igualan los optimistas (27%) y los pesimistas (28%), tras retrocesos y avances semestrales correlativos, y es mayoritario el escepticismo, con un 43% de opiniones y un retroceso interanual de 12 puntos.

En este marco, la gestión del lehendakari, Iñigo Urkullu, y su gobierno supera de nuevo la calificación media de aprobado, con 5,3, aunque retrocede cinco décimas. Sólo el electorado de EH Bildu le suspende, con una puntuación de 3,8.

En función de la encuesta, vuelven a ser más los vascos que lo aprueban (73%) que los que suspenden la gestión del ejecutivo (24%), aunque los primeros han retrocedido 8 puntos y los segundos han crecido 7 puntos.

Entre los partidos vascos, el PNV es el único que mantiene un saldo positivo entre juicios positivos y negativos, de 16 puntos, aunque con un "claro empeoramiento" de 20 puntos. Para el resto de partidos, los saldos son negativos, desde los -14 puntos de EH Bildu a los -68 puntos del PP. Elkarrekin Podemos se queda en -23 puntos, PSE en -45 puntos y Cs en -51 puntos de C's.

Las valoraciones positivas de los propios electorados oscilan entre el mínimo del 40% del PSE-EE y Elkarrekin Podemos y el máximo del 77% del PNV, pasando por el 48% del PP, el 50% de C's y el 64% de EH Bildu.

Entre los líderes políticos, se produce "un retroceso semestral casi generalizado" en las valoraciones que suscitan. El lehendakari Iñigo Urkullu y la parlamentaria de EH Bildu Miren Larrión consiguen el aprobado (5 puntos ambos), aunque con niveles de notoriedad distintos, un 95% parar el presidente vasco y un 22% para Larrión. Los dos descienden, cinco y seis décimas, respectivamente.

La secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, logra 4,6 puntos (-0,6 puntos), aunque con una notoriedad del 26%, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, consigue 4,3 (-0,8), el líder de Izquierda Unida Alberto Garzón un 4,2 (-1 punto), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias 4 puntos (-0,7).

Por debajo del 4 se sitúan el dirigente abertzale Arnaldo Otegi (3,7 puntos), el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, (3,5 puntos), la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia (3,5 puntos), y el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso (con 2,2 puntos aunque es el único que mejora). Entre los líderes sobre los que se ha preguntado, el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, logra la menor puntuación.

Completando estas puntuaciones con el índice de aprobación, Iñigo Urkullu (61%) es el único que vuelve a obtener una mayoría de aprobados, a pesar de un retroceso de siete puntos. Le siguen Pablo Iglesias (45%) y Arnaldo Otegi (38%).

Por otro lado, la encuesta refleja el predominio entre los encuestados de las opiniones pesimistas sobre la situación política del Estado, con un 82% de respuestas en este sentido aunque con un descenso de seis puntos respecto al semestre precedente.

La desaprobación sobre la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy se mantiene en un 86%. El estudio destaca que, por primera vez, la valoración positiva en el seno del electorado popular es minoritaria (39%) frente al predominio de los escépticos (49%).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies