El lehendakari 128 alcaldes abordarán temas de memoria y víctimas

Actualizado 04/09/2015 9:07:12 CET

El Ejecutivo entregará a los regidores un documento sobre víctimas del terrorismo y abusos policiales

VITORIA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y 128 alcaldes vascos celebrarán este viernes en Bilbao un encuentro sobre memoria y víctimas, en el que el Gobierno autonómico entregará a los representantes municipales un documento sobre víctimas del terrorismo y otras violencias de motivación políticas producidas en sus respectivas localidades.

Desde Gobierno vasco han explicado a Europa Press que, a través de este acto, el Ejecutivo tratará de "impulsar" la celebración de actos de reconocimiento de las víctimas, aunque siempre desde el respeto a la "autonomía" municipal.

Además, el lehendakari reiterará su "clarísimo compromiso ético y político" con los damnificados, y trasladará a los alcaldes la necesidad de "seguir trabajando todos juntos" en materia de reparación y memoria. El Gobierno autonómico ha recordado, no obstante, que ésta es sólo "una más" de las numerosas medidas que tiene en marcha en materia de paz y convivencia.

En el encuentro, el Urkullu entregará de forma oficial a los alcaldes el documento 'Retratos Municipales de la Memoria'. Este texto, que fue dado a conocer hace varios meses, consiste en un listado de las "vulneraciones del derecho a la vida" producidas entre 1960 y 2010.

El documento recoge los nombres y datos personales de las 707 personas fallecidas en dicho periodo en Euskadi a manos de ETA y grupos afines (572 muertes), GAL, GAE, BVE y Triple A (61 muertes), así como por acción de las fuerzas de seguridad (58 muertes). También se incluyen 16 fallecimientos de "autoría confusa".

Se trata de 128 "retratos" municipales (14 en Álava, 58 en Bizkaia y 56 en Gipuzkoa) con fichas personalizadas de los 707 casos de vulneraciones del derecho a la vida provocadas por el terrorismo o cualquier otra forma de violencia de motivación política. Un total de 394 asesinatos corresponden a Gipuzkoa, 258 a Bizkaia y 55 a Álava.

Los listados se dividen en función del municipio al que pertenecía la víctima y del lugar en el que se produjo su muerte, de forma que hay 128 documentos específicos para 128 localidades. En la actualidad, los ayuntamientos de estas localidades están regidos por el PNV, EH Bildu o el PSE.

El Gobierno vasco, según explicó este pasado martes su portavoz, Josu Erkoreka, aprovechará el encuentro para tratar de "trasladar" a los alcaldes el "espíritu" de sus políticas de memoria y convivencia.

La reunión se producirá dos meses antes de la celebración 'Día de la Memoria', una fecha en la que el Gobierno y el Parlamento vasco, así como las diputaciones y numerosos municipios, celebran homenajes en recuerdo de las víctimas a los que todavía no se han adherido otras localidades.

REACCIONES

De forma previa al encuentro, el PSE, ha asegurado que éste se plantea "con escasa ambición" y ha recordado que "la construcción de la memoria tiene que ir acompañada de la deslegitimación y la deslegitimación tiene que ir acompañada no de un silencio, sino de algo que acordado entre la mayoría".

Por su parte, desde el PP vasco, su presidenta, Arantza Quiroga, ha acusado al lehendakari, Iñigo Urkullu, de relegar a los populares vascos en la organización de los actos por las víctimas del terrorismo mientras da protagonismo a quienes, no solo no han condenado el terrorismo, "sino que lo han promovido".

También UPyD se ha sumado a las críticas para denunciar que Urkullu pretenda "mezclar" en el acto a las personas "decentes" --entre las que ha situado a los nacionalistas "democráticos"-- y a los "constitucionalistas" con los "indecentes".

Por su parte, EH Bildu ha considerado que la reunión es "un paso positivo", aunque ha lamentado que "se queda corta" y ha adelantado que los actos por la memoria deben incluir "las diferentes expresiones del sufrimiento padecido en este país".

El PNV, por su parte, ha asegurado que el encuentro es "bien recibido" por parte de sus alcaldes porque "es una herramienta muy válida en el ámbito municipal, donde algunas acciones positivas de reconocimiento a la memoria histórica y del sufrimiento de las víctimas todavía son necesarias".