Las críticas de Beiras a diputados por su falta de lealtad a En Marea marcan un plenario con importantes ausencias

Xosé Manuel Beiras en el plenario de En Marea del 17 de marzo de 2018
EN MAREA
Actualizado 17/03/2018 22:05:35 CET

   En Marea propondrá a las mareas municipalistas crear una fórmula instrumental para aumentar su peso en las diputaciones

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Las críticas del histórico dirigente nacionalista Xosé Manuel Beiras al comportamiento de algunos diputados de En Marea tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento de Galicia han marcado el plenario que la formación celebró este sábado en Santiago y en el que no han participado importantes figuras del universo rupturista como los llamados 'alcaldes del cambio' --Xulio Ferreiro (A Coruña), Martiño Noriega (Santiago) y Jorge Suárez (Ferrol)-- pese a ser un cónclave centrado en las elecciones locales de 2019.

   En Marea encaró esta cita con el objetivo de definir su papel en los comicios municipales del próximo año. Así, los aproximadamente 200 inscritos que asistieron en la Facultade de Económicas al plenario dieron luz verde a que la organización proponga a las mareas locales la creación de una fórmula instrumental para aumentar el peso de las candidaturas de unidad popular en las diputaciones.

   Con todo, la relación de En Marea con sus diputados en las Cortes ha sido otro de los puntos importantes del día, ya que uno los documentos aprobados este sábado establece un marco para las relaciones con los parlamentarios en Madrid, a los que la dirección del partido instrumental recuerda que deben representar "el sujeto político gallego".

   El encargado de defender el texto ha sido Xosé Manuel Beiras, que se mostró muy crítico con la actitud de ciertos parlamentarios que reniegan de la formación por la que fueron electos. A su juicio, algunos diputados anteponen su filiación partidaria a En Marea, lo que ha resultado en que en las Cortes se haya diluido "la defensa de los intereses" de Galicia.

   Beiras ha disparado hacia Podemos a nivel estatal y ha incidido en que el partido de Pablo Iglesias "está tratando mejor" a los diputados de Compromís que optaron por irse al grupo mixto que a los representantes de En Marea que "por lealtad" a las "alianzas" para las elecciones de junio de 2016 decidieron integrarse en el grupo confederal de Unidos Podemos al serle negada la posibilidad de formar uno propio.

   El histórico político ha recordado que, pese a que en aquellos comicios no existía En Marea como sujeto político propio y se presentaron a las elecciones generales en formato de, según Beiras, coalición "de partidos, partiditos y partidejos", sus representantes deben regirse en su trabajo "político" por lo que marca la dirección gallega.

   "El problema no es Pablo Iglesias. El problema es que los representantes de En Marea actúen bajo las pautas de representación. No importa si a su vez son de Izquierda Unida, Esquerda Unidas, Podemos estatal o Podemos Galicia", ha remarcado, para luego incidir en que los estatutos aprobados en la asamblea fundacional de la fuerza rupturista establecen que un incumplimiento grave de la disciplina del partido podría acarrear la revocación de su acta de diputado.

   Beiras ha hecho extensible esta crítica a los parlamentarios en la Cámara gallega y ha censurado que algunos diputados que pertenecen a Podemos Galicia "digan que no son de En Marea". "Fueron elegidos por En Marea cuando ya era un partido de afiliación individual. No tienen lealtad con los ciudadanos que los votaron", apostilló.

   Ya por la mañana, en declaraciones a los medios a su llegada al plenario y acompañado por Luís Villares, Beiras aseguró que "no se puede luchar contra la casta si hay casta dentro". "Cualquiera que diga que no es de En Marea siendo diputado por En Marea está estafando a los ciudadanos que lo eligieron", espetó.

ELECCIONES MUNICIPALES

   Asimismo, En Marea aprobó otro documento que define su papel en las elecciones municipales del año próximo, para las que propondrá la creación de un "paraguas" instrumental que sirva para sumar los votos de las candidaturas de unidad popular con la vista puesta en aumentar su peso en las diputaciones.

   En el texto definitivo se incluyeron una serie de enmiendas presentadas por un grupo de inscritos afines a Compostela Aberta (incluidos algunos concejales de Santiago) que, entre otras cosas, modificaron un punto del documento original relativo a la elección de los representantes en los entes provinciales.

   De este modo, a diferencia del método de "sufragio universal" propuesto por la dirección, el texto final establece que el procedimiento para elegir los representantes será consensuado por las mareas en cada partido judicial.

   Con todo, la dirección no quiere que aquellas mareas que opten por no acogerse al "paraguas" instrumental queden apartadas del resto, por lo que llama a cuidar las relaciones con estas fuerzas que decidan no incluirse en la fórmula jurídica que se acuerde.

AUSENCIAS

   La votación de los documentos sometidos a debate este sábado reveló la ausencia de los sectores críticos con la dirección del partido instrumental y el liderazgo de Luís Villares. Así, los textos fueron aprobados por la práctica totalidad de los asistentes, entre los que no se encontraban los llamados 'alcaldes del cambio' ni representantes de Podemos (a excepción del diputado autonómico Pancho Casal, encargado de rendir cuentas del trabajo en O Hórreo), Esquerda Unida o Marea Atlántica, entre otros.

   Quien sí asistió este sábado a la Facultade de Económicas fue el portavoz nacional de Anova y viceportavoz de En Marea en la Cámara gallega, Antón Sánchez; así como los diputados nacionales Miguel Anxo Fernán Vello y Alexandra Fernández y los parlamentarios gallegos Davide Rodríguez y Paula Vázquez Verao. También pudo verse este sábado en la Facultade de Económicas al exportavoz nacional del BNG, Xavier Vence.

VILLARES

   En la clausura del plenario, Luís Villares hizo un alegato por la unidad y la "lealtad" entre las diferentes corrientes que conforman el espacio rupturista. "Todo el mundo suma desde la lealtad. Tenemos ideas diferentes sí, pero fuera de horario de oficina", aseveró

   "Quien no quiera venir que no venga, pero aquí están las puertas y las ventanas abiertas para trabajar por los demás y no por uno mismo", continuó, para luego instar a "remar" en la misma dirección.

   "No estamos plantados. Nadie nos dejó plantados", incidió el magistrado lucense que reconoció que "hay un problema con las siglas". "¿Cómo que nosotros y vosotros?, ¿Pero no estamos aquí para lo mismo?", se preguntó.

   "Tenemos un presidente que nos llama contrabandistas a todos los gallegos. Esto es a lo que nos enfrentamos, esto es lo que nos debería de ocupar todo el tiempo: hacer una crítica y, sobre todo, ofrecer una alternativa", concluyó.