Feijóo advierte a su equipo que ya no valen los servicios prestados y urge a trabajar

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Feijóo advierte a su equipo que ya no valen los servicios prestados y urge a trabajar

Fotografía de familia de Feijóo y su gabinete al arranque de su tercer mandato
EUROPA PRESS
Publicado 14/11/2016 14:17:48CET

   Recuerda a los diez miembros de su equipo que se deben "sólo a Galicia", en una toma de posesión en la que nueve juraron y Martínez prometió

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha agradecido a sus diez conselleiros los servicios prestados hasta ahora, pero ha añadido que "desde hoy ya no valen para nada" y les ha urgido a trabajar porque Galicia "no puede detenerse" y tiene que continuar "el impulso sin frenos". Deben hacerlo, ha añadido, en un Ejecutivo que gobierne "para todos" ya que "las siglas quedaron en las urnas" el 25-S.

   Entre gestos cómplices con los miembros de su gabinete, con los que se hizo la tradicional foto de familia que arranca cada mandato, Feijóo ha justificado en la "coherencia" su decisión de mantener sin cambios el que es su gabinete desde la remodelación de 2015. Esta decisión inédita favorece también su compromiso de campaña de trabajar desde el primer minuto si lograba revalidar la mayoría absoluta.

   Ya con la única mayoría absoluta autonómica de España, el presidente ha evidenciado que tiene su promesa muy presente y ha bromeado con sus conselleiros, a los que sí ha agradecido anticipadamente, en todo caso, la labor que puedan hacer desde hoy, al otorgarles "15 minutos de descanso" entre el acto de toma de posesión y la primera reunión del Consello de la Xunta, que abordará los retos pendientes.

   De hecho, él mismo ha repasado estos retos en su discurso del Pazo de Raxoi, donde todos los conselleiros a excepción del titular de Facenda, Valeriano Martínez, optaron por la fórmula del juramento para tomar posesión, ante sus familiares y una nutrida representación de autoridades.

   "Lo primero", ha recordado, el "techo de gasto", que está previsto que se apruebe esta misma semana --en la reunión semanal ordinaria de su Gobierno el jueves, ya que la de este lunes tiene un carácter más simbólico-- y, a continuación, finalizar los presupuestos para 2017, que si la tramitación parlamentaria lo permite estarán listos en febrero.

   Pero además, ha fijado los objetivos de continuar con la comisión de investigación parlamentaria sobre las extintas cajas de ahorros y su fusión, así como las indemnizaciones de los exdirectivos de estas entidades financieras, junto con la obligación de someterse al control de la oposición. "Nos debemos al Parlamento", ha sentenciado el máximo mandatario autonómico.

   El impulso del rural y, sobre todo, la lucha contra el paro, así como atender a quienes tienen un puesto de trabajo pero sufren dificultades para llegar a fin de mes son las prioridades que se ha fijado el líder del PP gallego en el arranque de la X Legislatura, la tercera que afronta como presidente autonómico.

UN GOBIERNO "PARA TODOS"

   En esta coyuntura, Feijóo también ha advertido a su equipo que integrarán un Gobierno que debe trabajar "para todos", comprometido con los objetivos comunes, que piense en el presente y, sobre todo, en el futuro del país, así como guiado por la tradición del galleguismo plural, abierto e integrador.

   Así, ha dado la orden de que el Gobierno esté al servicio de "todos" los gallegos: de los que apoyaron al PP en las urnas, de los que no lo hicieron y de los que decidieron no acudir a los colegios electorales.

   "En las urnas quedaron las siglas, los partidos y los eslóganes; y de ellas salieron los compromisos y las convicciones de que cuánto más unidos trabajemos, más grandes seremos", ha asegurado, antes de advertir a los suyos que es preciso cumplir con la petición de "estabilidad" planteada por los gallegos, a los que ha llamado a "mirar a los ojos".

   Así, ha subrayado que el Gobierno que preside no pertenece al PP ni a las personas que lo conforman, sino que "su dueña" es Galicia. Por ello y aunque pueda resultar difícil en alguna ocasión, ha advertido de que es necesario "decir la verdad a los gallegos y seguir mirándoles a los ojos".

GALICIA, GUÍA DE "FIRMEZA, LEALTAD Y DIÁLOGO"

   En la labor del nuevo Ejecutivo, ha reivindicado que Galicia debe ser "la guía" y ha apelado a actuar con "humildad" huyendo "de la soberbia". "Este Gobierno trabajará del único modo que es posible: con el pueblo, dentro del pueblo, y hombro con hombro con los gallegos", ha garantizado, antes de proclamar que Galicia es "solidaridad, espíritu de superación, 'sentidiño', convivencia, firmeza y lealtad".

   Todas estas cualidades, ha avanzado, son las que marcarán también la relación de la Xunta con el Gobierno central. Pero Feijóo también ha insistido en que es "diálogo, consenso y altura de miras", por lo que, igual que la Praza do Obradoiro es "punto de encuentro" de peregrinos de todo el mundo, ha subrayado que la Xunta debe aspirar a ser "punto de encuentro de todos los gallegos".

   Por último, ha insistido en que el resultado del 25-S (el PP logró mantener los 41 diputados) no puede interpretarse "como un cheque en blanco", sino como "un préstamo de la voluntad política de la gente". También ha insistido en que lo hecho hasta ahora "ya no vale" y en que su equipo será juzgado por lo que haga desde este momento.

   "Sabemos que no estamos aquí porque podamos hacerlo todo solos, sino porque tenemos la mano tendida para hacerlo juntos; no estamos aquí para prometer imposibles, sino para hacer todo lo posible para que Galicia siga creciendo de forma solidaria; y sabemos que no estamos aquí por lo que ya hicimos, sino porque lo logrado nos muestra que somos capaces de proponernos metas más altas", ha zanjado.

FELICITACIONES Y PRESENCIA INSTITUCIONAL

   El acto institucional de toma de posesión de los conselleiros, previo a su primer Consello de la Xunta, ha transcurrido conforme el guión previsto. Así, tras la lectura del decreto de nombramiento, que Feijóo firmó este domingo, los conselleiros han procedido a jurar o prometer su cargo, en una mesa sobre la que había ejemplares de la Biblia, de la Constitución y del Estatuto.

   Finalmente, el vicepresidente y conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, así como Beatriz Mato (Medio Ambiente), Rosa Quintana (Mar), Ángeles Vázquez (Medio Rural), Jesús Vázquez Almuiña (Sanidade), Román Rodríguez (Educación), Francisco Conde (Economía), Ethel Vázquez (Infraestruturas) y José Manuel Rey Varela (Política Social) han optado por la fórmula del juramento.

   Sólo el titular de la cartera de Facenda, Valeriano Martínez, ha elegido prometer su cargo de conselleiro. De las pocas anécdotas de un acto encorsetado las protagonizó Rueda, el primero en jurar su cargo, quien dudó los pasos a seguir, aunque finalmente no se olvidó de hacer la reverencia a su jefe, como manda el protocolo e hicieron también sus compañeros

   Tras las intervenciones de Rueda (que pronunció un breve discurso en nombre de sus compañeros) y del propio Feijóo se tomó la imagen del Ejecutivo con el que arranca este mandato, antes de que llegase el momento de las felicitaciones y de las fotografías con los familiares desplazados hasta el Pazo de Raxoi.

   En el acto participaron el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, así como el vicepresidente primero de la Cámara, Diego Calvo, y la secretaria, Raquel Arias; el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva; el alcalde de Santiago, Martiño Noriega; el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy; y los portavoces del PP en A Coruña, Rosa Gallego, y Santiago, Agustín Hernández, entre otros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies