InterRías encargó a Monbus una furgoneta de lujo para trasladar gratis a Bono a Galicia

Actualizado 23/06/2016 21:12:12 CET

   LUGO / SANTIAGO, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La empresa de viajes InterRías encargó a Monbus una Mercedes-Sprinter, un microbús de lujo, para trasladar al expresidente del Congreso, el socialista José Bono, y otras personas desde Toledo a Galicia, donde realizarían una estancia de varios días y se hospedarían en uno de los hoteles propiedad de Américo T.P., el dueño del ente turístico.

   Según consta en un auto del sumario de la denominada 'Operación Cóndor' que instruye la jueza de Lugo Pilar de Lara, al que ha tenido acceso Europa Press, Bono "concertó una estancia en Sanxenxo de unos tres días" a finales de agosto de 2014. El expresidente del Congreso sería recogido, junto a sus acompañantes, en la localidad de Salobre de Toledo y los trasladaría a Sanxenxo, donde se hospedarían en el Hotel Talaso.

   Ese vehículo también se ocuparía de los distintos recorridos por la geografía gallega acompañados por un guía turístico. El 3 de septiembre, el mismo vehículo "trasladó a José Bono y acompañantes al lugar donde los había recogido en Toledo".

INVITAN A LANGOSTAS A RAÚL LÓPEZ

   De Lara concluye que el microbús, de once plazas y con chófer, fue dispuesto por Rafael C.A., el director comercial de Monbus; mientras que del guía turístico se encargó Américo T.P., quien "en previsión de la visita, invitó un día antes de la llegada de la expedición a Raúl López", el dueño de Monbus, a "cenar langostas en el restaurante del hotel Talaso".

   Según se desprende del sumario, la intención del empresario turístico era que Raúl López pusiese a disposición el vehículo de lujo "sin coste alguno para InterRías". "Pero Raúl López esta invitación no la había entendido así" y, de este modo, consta en el sumario una reclamación por parte del director comercial de Monbus a InterRías para que pague el servicio.

   Durante la estancia de José Bono y sus acompañantes en el hotel, el empresario de la empresa turística, "aconsejado" por el director general de la empresa, Gustavo F.C., permitiría que "José Bono y compañía utilizasen los servicios de lujo del hotel, como masaje o SPA, sin coste alguno, por si ellos tuviesen algo que pedirle a José Bono".

"CHUPA TODO LO QUE PUEDE CHUPAR"

   "Nosotros también tendríamos algo que pedirle, ¿verdad?", le dijo el director general al dueño de la empresa turística, según el sumario. En un punto dado, recoge el auto de De Lara, Américo T.P. hace referencia "a alguna compensación" que ya habría hecho al expresidente del Congreso "en ocasiones anteriores".

   "Es un hijo de p... y chupa todo lo que puede chupar", figura como expresión de Américo T.P. al director general de su empresa, que le dijo que Bono "tampoco se había portado mal" y que lo "había respetado siempre". "Sí, pero ¿cuánto llevó ese hijo de puta de mí?", le respondió.

   Un portavoz de la familia del empresario del sector turístico ha explicado a Europa Press que cuando se produjo el agasajo, José Bono "no tenía ningún cargo público" y que se realizó por la relación de amistad que une a ambas familias.

   Además, ha restado trascendencia a lo que dijo sobre el político socialista y lo ha enmarcado en la esfera de "un comentario banal dicho desde el cariño más absoluto" hacia la persona de José Bono.

   Consta en el sumario que Gustavo F.C. informa en todo momento de la situación en la que llegan Bono y los acompañantes, así como que el exdirigente político pidió un guía. También el director general apunta a Américo T.P. los viajes previstos: Pontevedra y Combarro, un día, y Fisterra y O Grove y A Toxa, en otra ocasión. También estaba previsto un traslado a Santiago.

LLAMADA ENTRE MONBUS A INTERRÍAS

   Hacia finales de mes, según figura en el sumario, se registraron varias llamadas telefónicas entre el director comercial de Monbus y el director general de Interrías. En una de las ocasiones, Gustavo F.C. le dice a Rafael C.A. que el microbús de lujo era "free okey de Raúl López a Troncoso".

   Pero tres días más tarde, Rafael C.A. devuelve la llamada y le comunica que el empresario lucense "no había autorizado ese servicio" y, en este punto, Gustavo F.C. le menciona la cena con "langostas" a la que Américo T.P. invitó a Raúl López, pero se desconoce finalmente si se abonó o no.

   En esta investigación, De Lara hace indagaciones sobre supuestos delitos de blanqueo de capitales, cohecho, falsedad documental, delito fiscal y tráfico de influencias. Entre otras cosas, indaga si se estaría lavando grandes sumas de dinero con la colaboración de la cadena hotelera de Sanxenxo y la agencia que organizaba viajes para la tercera edad; así como si hubo mordidas en la concesión del contrato de transporte de las Fuerzas Armadas.

   El caso salpica al club de baloncesto Obradoiro, que preside el propio Raúl López, al Ejército de Tierra y al Ministerio de Fomento. La jueza investiga la concesión de transporte terrestre de militares y si hubo relación de favores.