Merkel visita la Catedral y realiza el tradicional abrazo al Apóstol

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 25/08/2014 15:11:01 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Tras recorrer un tramo de unos seis kilómetros del Camino de Santiago, la segunda jornada en la capital gallega de la canciller alemana, Angela Merkel, le ha servido para visitar la Catedral y disfrutar de esta obra románica -casi- como una turista más.

   En el interior del templo, que ha recorrido acompañada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el arzobispo compostelano, Julián Barrio, Merkel ha realizado el tradicional abrazo al Apóstol y ha comprobado 'in situ' las obras de restauración del Pórtico de la Gloria, para lo que no ha dudado en subirse a los andamios.

   Allí ha recibido una extensa explicación sobre las labores de rehabilitación de este monumento del Maestro Mateo, mientras un buen número de peregrinos y fieles observaban sus pasos desde abajo y fotografiaban la escena.

   A su descenso de esta estructura, el artista Cándido Pazos agasajó a la canciller con una edición facsimilar de una obra sobre el Camino de Santiago, que ella hojeó con interés rodeada por el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; y el alcalde de Santiago, Agustín Hernández.

BREVE PASEO POR EL OBRADOIRO

   Pero si en el interior de la Catedral fueron varios los curiosos que reclamaron su atención para retratar de frente a la líder germana, poco más de dos centenares de personas se dieron cita en la Plaza del Obradoiro para presenciar su breve paseo por el espacio acotado para tal efecto.

   Tanto a su entrada a la iglesia como a su salida, Merkel se mostró sonriente y lanzó varios saludos y palabras de agradecimiento a su paso, que fueron recibidos con tímidos aplausos de algunos de los allí congregados.

   La comitiva no se paró ni para saludar a una señora que exclamó '¡Viva Rajoy!' ni tampoco para recibir una carta de Darío Rivas, hijo de un alcalde gallego asesinado durante la dictadura, que le exigía disculpas por el apoyo de Alemania al franquismo.

   Así, las proclamas de 'Human rights' --'Derechos humanos'-- de los convocados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica fueron desoídas, al igual que el sonoro abucheo de una señora que se aproximó hasta la entrada del Hostal de los Reyes Católicos, donde minutos más tarde Rajoy y Merkel comparecieron ante los medios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies