Villares y Hermida pactan una fórmula para evitar que En Marea quede desbancada como segunda fuerza del Parlamento

Xoán Hermida, Marea Pontevedra
MAREA DE PONTEVEDRA
Publicado 25/04/2018 19:53:36CET

   La Coordinadora convoca al Consello el sábado para que active la consulta sobre el futuro de Paula Quinteiro

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El portavoz de En Marea, Luís Villares, y Xoán Hermida --el diputado electo que tendría que sustituir a Juan Merlo (que dejó su escaño por inflar su currículo) han alcanzado un acuerdo que permite evitar que la formación política pierda su condición de segunda fuerza en el Parlamento y, al tiempo, que el candidato pontevedrés no contradiga su anuncio de que no sería diputado esta legislatura.

   "No voy a recoger el escaño", aseveró, en declaraciones a Europa Press, Xoán Hermida este miércoles. Antes de que Merlo dimitiese, el candidato pontevedrés ya había anunciado que él renunciaba a su acta como parlamentario si Paula Quinteiro dejaba su escaño.

   Lo hizo con la intención de "elevar el listón" de la "ética" dentro de En Marea, después de que trascendiese que en una multa en Pontevedra se recogiese que se había enfrentado a los agentes policiales. Sobre este extremo, Hermida aclaró que fue él quien denunció la actuación de los policías, lo cual fue archivado.

   Así las cosas, el único escenario abierto posible para que En Marea no pierda peso en la Cámara, teniendo en cuenta que Paula Quinteiro no tiene intención de dejar el acta, es que Hermida pida su adscripción al Grupo de En Marea. Eso sí, el candidato pontevedrés aceptó esta cuestión para "no perjudicar" al proyecto, pero quería dejar claro que no tenía ninguna intención de adquirir la condición plena de diputado (lo que significa que no cobraría sueldo de la Cámara).

   A lo largo de la jornada de este miércoles, coincidiendo con la sesión plenaria y a apenas 24 horas de que venciese el plazo para que Hermida tomase una decisión, el candidato pontevedrés y Villares cerraron un acuerdo, del que el propio portavoz parlamentario informó a los integrantes de En Marea en una reunión al mediodía.

DE FORMA PROVISIONAL

   Pendiente de que Hermida envíe el escrito a los servicios jurídicos, el candidato expresa su intención de que la Cámara lo adscriba de forma provisional al Grupo de En Marea, pero deja claro que renuncia a las prerrogativas que le corresponden como diputado, entre ellas, el salario.

   Hermida justifica su decisión por el anuncio ya realizado de que renunciaría al acta si hubiese dimisiones en el grupo, tanto por motivos profesionales como laborales. Previsiblemente quedará en una suerte de "limbo" a partir del mes de mayo, salvo que Quinteiro dimita, momento en el que él, según ratificó este miércoles, sí presentaría su renuncia total como diputado.

   El propio portavoz parlamentario de En Marea se reunió este miércoles con los servicios jurídicos para conocer los escenarios abiertos a raíz de la situación derivada de la renuncia de Juan Merlo y ha podido verificar que Hermida quedaría adscrito al grupo que él lidera con el escrito pactado entre ambos y en el que manifiesta su interés por formar parte del grupo de la formación rupturista de forma provisional.

SEGUNDA FUERZA PERO SIN DOS DIPUTADOS

   De esta manera, Villares consigue 'salvarse' como líder de la primera fuerza de la oposición, aunque en la práctica En Marea trabaja con dos diputados menos con respecto al PSdeG, que consiguió el mismo número de parlamentarios aunque menos votos en las últimas elecciones.

   Así, la fuerza rupturista cuenta con una diputada de baja desde prácticamente el inicio de la legislatura, mientras que Xoán Hermida tampoco llegará a prometer o jurar su escaño si se mantiene lo pactado.

   Las normas parlamentarias dicen que un diputado electo tiene el plazo de tres sesiones plenarias para tomar posesión de su acta y, de este modo, ser parlamentario de pleno derecho.

   Pasado este tiempo (le faltarían únicamente los dos plenos ordinarios de mayo, ya que el tercero ha sido el de esta semana), se queda en una suerte de "limbo", en el que no tiene derecho a presentar iniciativas ni a cobrar sueldo de la Cámara. Será la situación en la que quede Xoán Hermida a partir de junio, previsiblemente.

CONSELLO DAS MAREAS

   Mientras tanto, la Coordinadora de En Marea ha convocado al Consello --máximo órgano de dirección entre plenarios-- para este sábado con el objetivo de que active la consulta en la que los inscritos de la formación se pronuncien sobre el futuro de la diputada Paula Quinteiro.

   Luís Villares le ha pedido su dimisión sin éxito y ya habían advertido e que, aunque había otro tipo de soluciones intermedias, la consulta a los inscritos era una posibilidad. Con todo, el magistrado en excedencia había dicho que su idea era que fuese el "último" recurso.

   El Consello das Mareas está convocado para este sábado, tal y como fue convocado por la Coordinadora, que se reunió este martes, aunque habitualmente lo hace los miércoles.